Tú estás aquí
Inicio > Emancipadxs > Traslado del Negro Primero: Celebración, conciencia histórica y lucha popular

Traslado del Negro Primero: Celebración, conciencia histórica y lucha popular

El traslado de los restos simbólicos del Negro Primero al Panteón Nacional representó un acto de alegría y celebración, definido por la fusión de energía física y emocional que el pueblo venezolano presente le aportó. La movilización se desarrolló en un marco de unión cívico-militar, donde confluyeron las dinámicas protocolares de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y los modos festivos de la masa popular.

El recorrido inició exactamente a las doce del mediodía, cuando el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, hizo entrega de los restos de Pedro Camejo a la teniente Saraly Castro Herrera. “Estoy muy orgullosa de recibir y trasladar a este prócer revolucionario”, destacó, al tiempo que se dispuso a iniciar la caminata.

En principio, el tiempo climático fue caprichoso e indeciso. Durante toda la mañana el sol y la llovizna se batieron a duelo durante un largo rato, por lo que las personas congregadas a las afueras del Palacio Legislativo buscaban formas de resguardarse del agua a cada tanto. Luego, su carácter se volvió radical y un aguacero inclemente cayó sobre quienes comenzaban a subir la avenida Baralt.

Lxs presentes ubicaron este hecho en un plano mágico-religioso para atribuirle sentido: “Es una bendición de Dios”, “Es obra de Chávez”, “Si no llovía hoy, no era día de San Juan [Bautista]”. Lo cierto es que esta manifestación de la naturaleza se convirtió en un estímulo extra que potenció las emociones de quienes andaban en la calle.

El carácter festivo de la actividad se manifestó en repiques de tambores, canciones de Alí Primera, gritos de consignas, bailes, cantos, afiches y pancartas; también en la danza aérea del Tricolor nacional reflejado en una lluvia de papeles y en un vaivén de banderas agitadas. Todxs, incluso quienes desde los edificios adyacentes apreciaban el recorrido, participaron y se hicieron notar.

Integración necesaria

La unión entre las fuerzas militares y el pueblo hace 194 años fue decisiva en la consecución de nuestra Independencia. Hoy día, esta integración sigue siendo fundamental para fortalecer los procesos de liberación, transformación y construcción de la Patria, para fortalecer la Revolución. Actualmente la relación entre el pueblo y la Fuerza Armada es de respeto mutuo, pero también de confianza y cercanía. Lo cual se reflejó a grandes rasgos —en el desarrollo general de la movilización— y en los detalles —fotos entre lxs asistentes y los caballos a cargo de lxs militares de equitación, charlas entre efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y la gente, etc—.

La fuerza de esta actividad radicó en la integración popular que se consolidó en su seno. Niñxs, adolescentes, adultxs y mayores presentes constituyeron una muestra consistente de la diversidad del pueblo venezolano, que si bien está ligado por una historia de resistencia, liberación e independencia común, también se caracteriza por ser variopinto. La unión no es gratuita: la figura del Negro Primero representa a todo el pueblo, en sus diferencias y similitudes.

En nuestros días, la lanza de la Revolución es la organización popular, desde allí respondieron los distintos colectivos presentes. Un grupo de niñas, niños y adolescentes hizo lo propio al mostrar una pancarta hecha a mano en la que podía leerse: “Negro Primero ‘Juventud Heroica’ “.

Negro Primero al Panteón. 24.06.15
Negro Primero al Panteón. 24.06.15

Pueblo visible y combativo

La importancia de trasladar los restos simbólicos de Pedro Camejo al Panteón Nacional no se fundamenta en la lógica burguesa de la historia que rinde honores a la individualidad. Su llegada al mausoleo es, por el contrario, una acción que reivindica, desde la historia oficial, la gesta de un personaje —representante de la lucha de lxs oprimidxs— que ha sido invisibilizado por esta forma tradicional de relato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la actualidad, el pueblo representado en la figura del Negro Primero sabe de su importancia en la construcción de la historia del país, y asume este rol protagónico con determinación y sentido de pertenencia. La actitud de lxs presentes ante la cámara y la grabadora dio muestras del grado de conciencia alcanzado: querían ser capturadxs en imágenes, exponer sus rostros. Deseaban que sus voces fueran registradas y escuchadas, por ello en sus declaraciones no fue necesario ni posible hacerles preguntas.

Así persiguieron hacer visible en el ámbito público su papel dentro del proceso revolucionario actual, de presentarse como sujetxs participativxs y conscientes del tiempo histórico en que viven. En función de ello, aprovecharon el momento para manifestar sus criterios y opiniones respecto a la celebración en curso.

Chloé Allary llegó de Francia hace un mes. Miró a los lados y sonrió antes de expresar su opinión sobre el acto: “Me parece muy interesante, es la fiesta del pueblo. Todo el mundo está feliz, bailando, cantando, reflejando el Poder Popular”. Sus palabras se quedan cortas ante el asombro y extrañamiento que dejó escapar su mirada.

“Llevar los restos del Negro Primero al Panteón Nacional es un acto de resistencia ante tanto racismo y discriminación en el mundo”, dijo Luis Lovera. A su vez, hizo mención de los movimientos de resistencia de la comunidad negra en EE. UU., y reivindicó el valor de “nuestras raíces históricas y nuestra negritud”.

Por su parte, Pedro Hernández, perteneciente al Frente Francisco de Miranda, expresó gratitud: “Le agradezco al Negro Primero haber luchado por mi libertad, por la libertad de toda la juventud y el pueblo venezolano”. Asimismo, manifestó su rechazo al racismo y afirmó que lxs afrodescendientes son sus hermanxs, y que el color de piel no debe ser un factor de discriminación.

 Delmar Pacheco adoptó una actitud de gozo al mirar su piel oscura, y explicó el porqué: “Hoy las mujeres afrodescendientes nos sentimos orgullosas porque los restos del Negro Primero reposarán en el Panteón Nacional”. En su explicación aludió al Comandante Hugo Chávez: “Chávez nos dejó, antes de irse, una Patria libre, nos visibilizó, nos defendió en todos los escenarios. Por eso hoy podemos decir que estamos dignificados”.

Lucha vigente

El Negro Primero fue recibido en el Panteón Nacional por el presidente de la República y comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Nicolás Maduro, quien procedió a continuar el homenaje con actos honoríficos militares. El lancero estará acompañado por los próceres independentistas reconocidos por la historia oficial, con quienes no comparte sus raíces africanas ni su espíritu cimarrón, tampoco su pertenencia a la clase oprimida, pero sí la valentía en el campo de batalla.

Su lucha hoy se refleja en los combates cotidianos del pueblo y se reivindica en las victorias del día a día. Las letras escritas en un cartel que se levantó entre la multitud lo sentencian de forma clara: “A 194 junios, seguimos: la lanza en mano”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto: Claudia Hernández. Contacto: @ClauAHernandez.

Fotos: Milángela Galea / Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

Comentarios

comments

Top