Tú estás aquí
Inicio > La otra orilla > Timochenko: “La mejor garantía para sacar este proceso es meterle pueblo”

Timochenko: “La mejor garantía para sacar este proceso es meterle pueblo”

Dijo que llegó al Catatumbo por casualidades de la vida, donde hombres y mujeres de las Farc celebraban el 53 aniversario de la organización, por vez primera un aniversario sin armas, por vez primera bajo la integración con la comunidad.

Una fila de banderas blancas en manos de hombres y mujeres que no lo esperaban ondeaban bajo una tarde caliente y húmeda. Saludó y recorrió hasta desaparecer entre un camino que aún conservaba el agua estancada de la lluvia de la noche anterior.

El domingo en la mañana, desde los micrófonos del campamento se anunciaba la continuidad de la celebración con fútbol, dominó, ajedrez y las palabras del comandante Timochenko. Llegó a la tarima para confesar sinceramente su emoción de que casualidades lo hayan llevado a acompañar la celebración en un día tan significativo para las Farc y para el pueblo colombiano en su lucha por una Colombia mejor, más justa, por un país que le garantice el futuro a todas las nuevas generaciones: “Esto no estaba programado, surgió al transitar los caminos de esta lucha”. Timochenko acababa de aterrizar desde Cuba, donde expresaba agradecimiento al general del ejército, Raúl Castro: “La noche antes de partir también fue otro momento sumamente emocionante, poder recibir el saludo y el compromiso del Gobierno y del pueblo cubano en acompañarnos en esta apuesta que estamos haciendo a Colombia. Aquí la emoción continúa, yo sé que desafortunadamente las condiciones climáticas impidieron que mucha más gente hubiera llegado. Tenemos el reporte de todas las zonas en las que, al igual que acá, hay cientos y miles de personas, y muchas que no pudieron llegar porque hay gente atravesándose en el proceso e impidiendo la llegada con un argumento u otro, zonas en las cuales estamos empezando a asentar las bases para construir la paz”.

El ejemplo de Cuba ha sido fundamental para avanzar al cese de la guerra: “A pesar de estar a noventa millas del imperio nunca, hasta ahora, los han podido derrotar, y no los ván a derrotar, es un pueblo que ha pasado por muchas dificultades inmensas y a pesar de eso siguen para adelante, con su proyecto de vida, con su proyecto de Patria, para nosotros fue una lección muy grande haber podido estar allá y conocer en directo lo que ha sido esa Revolución y eso nos llega de más optimismo y de más entusiasmo”.

La certeza de las muchas inquietudes, temores y miedos ante esta nueva etapa del proceso de paz están latentes, sobre esta sensación sale adelante “la convicción de que tenemos de nuestro lado la razón y la justeza, y hemos decidido dar un paso trascendental en nuestras vidas y en la vida de la lucha revolucionaria en Colombia”.

Timo perfil

Cambiar las armas por la palabra

¿Qué hacer una vez que las armas ya no estén en manos de las filas de las Farc? La propuesta política está dentro de la consigna: “Nuestra única arma es la palabra”. Pero para que esa palabra sea efectiva debe ser acompañada, apoyada, por la gran mayoría de los colombianos. “Para que esta apuesta llegue a buen puerto necesitamos del acompañamiento de las grandes mayorías, esa es la garantía de victoria”. Aunque el proceso de paz es el principal objetivo, aún hay dificultades para concretarlas de la manera más diáfana y efectiva posible, hay sectores cuyos intereses se ven directamente afectados por esta posibilidad, que se niegan a que se produzcan estos cambios.

En el campamento de la zona veredal “Negro Eliecer Gaitán”, las condiciones en las que están las y los guerrilleros no son del todo fáciles para trabajar y vivir: “No debería ser así, pero a la vez me llena de optimismo ver el entusiasmo y el ánimo con el que lo están haciendo, porque esa es la esencia del ser fariano: ninguna dificultad nos amilana, la rechazamos, nos opondremos a ella, pero vamos hacia adelante, no por eso vamos a desmayar. Todos los farianos hemos hecho un compromiso con el pueblo colombiano, desde el momento en el que ingresamos a las Farc, no es el compromiso de uno como persona, ni nos vinculamos a esta lucha en función de resolver la situación personal, ni a enriquecernos, ni a vivir bien. Yo sé que la mayoría de ustedes han conocido al guerrillero en el trajinar diario y saben cómo hemos vivido, y saben cómo estamos viviendo, eso forma parte del desprendimiento, nos hemos desprendido de todo interés personal pensando en un objetivo noble que es construir una Colombia nueva”.

En La Habana se lograron acuerdos que se ratifican posteriormente en Bogotá, acuerdos que desde la militancia fariana ya no les pertenecen, ahora son instrumentos que dan al pueblo colombiano para la lucha, la finalidad es lograr alcanzar la unidad en una apuesta común.

Es el testigo de los esfuerzos, de los sacrificios y de los compromisos de la gran mayoría del pueblo del Catatumbo: “Miro a aquellas compañeras y compañeros con sus arrugas en la frente, que simbolizan el sufrimiento y sacrificio y a pesar de eso están aquí recibiéndonos con un abrazo, con una sonrisa que nos alienta en la lucha”, pero también en medio de la multitud que se agolpa a verlo, hay una masa joven que ha dado las batallas de los últimos tiempos. Su responsabilidad: lograr vincular más a otros, unir a más gente, meterle pueblo, la única garantía de mantener en el tiempo la paz.

“Muchos nos dicen ‘pero bueno, ahora dejan las armas, y qué van a hacer’, hay un comandante nuestro fundador de la guerrilla del Magdalena medio, el camarada Franco que decía que la mejor montaña de un guerrillero son las masas, y la vida guerrillera nos lo ha demostrado siempre, en este momento la mejor garantía para sacar este proceso es meterle masas”, para eso se necesita de todo un trabajo que desmonte todas las ideas individualistas y distorsionadas que han sido inoculadas en el pueblo colombiano durante más de medio siglo.

A las Farc no les asusta saber que de aquí para adelante es posible que muchos se queden en el camino, lo importante es que la gran mayoría siga adelante. “Ese es el mensaje que les traigo, camaradas, estamos haciendo la pelea, estamos haciendo las discusiones, y mientras más presión haya del pueblo colombiano, y mientras más acompañamiento tengamos de la comunidad internacional de seguro que saldremos adelante. Sabemos que la lucha por hacer realidad este sueño no va a ser fácil y estamos preparados para ello”.

Texto: Katherine Castrillo

Fotos: Gilmer Uscátegui

* Trabajo desde Colombia realizado entre Cultura Nuestra y Alba Tv.

Comentarios

comments

Top