Tú estás aquí
Inicio > Noticias > Táchira: posible desalojo de agricultores

Táchira: posible desalojo de agricultores

A Alfredo Álvarez Gallardo le iba bien. Dueño de 235 hectáreas que no necesitaba trabajar. Logró que familias agricultoras lo hicieran por él y a cambio les pedía entre el 15% y 25% de la cosecha. Fácil, sin ni siquiera ensuciarse las manos.

Bajo esta lógica de moderna esclavitud le trabajaron desde los años ’90 varios agricultores y campesinos.

En el 2000 Álvarez Gallardo decidió vender las tierras, pero para asegurarse de no tener ningún problema ya había creado tres compañías agropecuarias, cuyo ámbito abarcaba las 235 hectáreas. Así, las acciones de esas tres compañías pasaron a manos de Avelino Marquina con una hipoteca. El nuevo dueño repitió las mismas dinámicas del anterior: ponía a campesinos a trabajar las tierras y hasta había fiscales que cobraban los porcentajes.

En el año 2003 una unidad familiar de agricultores decidió organizarse y así se creó la Cooperativa Agrícola y de Usos Múltiples Valle Plateado, de la hacienda Valle Plateado, municipio Urbaneja, Táchira. Pusieron sus papeles en orden y en el 2008 recibieron su derecho de permanencia para trabajar en 113 hectáreas. Otro grupo de hectáreas pasaron a manos de productores individuales y a la familia Marquina le quedaron 25.

Desde entonces se inició una pugna por la propiedad de las tierras entre la Cooperativa y los anteriores dueños.

Posible desalojo

En esta Cooperativa los productores trabajan de manera individual la tierra mantiendo relaciones de cooperación entre ellos, facilitándose materiales, tractores, camiones, insumos. Un pequeño grupo de campesinos que quería trabajar la tierra pero no pertenecer a la Cooperativa terminó labrando cuatro hectáreas.

En marzo del 2017, la Cooperativa recibió una revocatoria del derecho de permanencia en las tierras, ¿la razón?: La condición jurídica del predio determina que es de origen público, antes patrimonio del Instituto Agrario Nacional, según decreto 706, fecha 14 de enero de 1975, publicado en gaceta 30.602. Es decir, tierras públicas que aunque están productivas son reclamadas actualmente por el INTI bajo el argumento de que la Cooperativa no trabaja en colectivo, y porque cedieron tierras a otros campesinos para trabajar en condiciones de tercerización.

La decisión de la revocatoria insta a la Oficina Regional de Tierras a que inicie el proceso administrativo de pasar las tierras a la representante de la Agropecuaria 113, Ganadería Valle Plateado, Agropecuaria La Dalia, y Agropecuaria Valles Altos. Es decir, volver a entregar las tierras a las agropecuarias.

Todo este relato lo cuenta Abdon Urbina, abogado defensor de la Cooperativa. Urbina también explica que hasta ahora la Cooperativa cultiva un millón 750 kilos de papa cada 6 meses, 800 mil kilos de zanahoria, además de fresas, ajo, coliflor, brócoli, que se distribuyen al mercado de Táriba, Bailadores, La Grita.

¿Qué hacer?

El 19 de abril se presentó un recurso de nulidad del acto administrativo de la revocatoria ante el Tribunal Agrario. Luego, esperar el juicio. Si no tienen éxito es probable que el ente solicitante pida al Tribunal Agrario el desalojo.

Comentarios

comments

Top