Tú estás aquí
Inicio > La otra orilla > ¡Resistir el linchamiento de la libertad haitiana!

¡Resistir el linchamiento de la libertad haitiana!

La solidaridad actual que nos llama y nos reclama nuestro pueblo hermano Haití empezó, de cierto modo, a partir de la organización política y de la hermandad regional que logró con la derrota del imperio francés en el Caribe en 1791 al 1804, y su consecuente colaboración con las luchas independentistas por todo el continente.

En Venezuela, la historia sobre la ayuda haitiana en manos del presidente Petión a Simón Bolívar en contra del imperio español es primordial para entender la solidaridad entre nuestros pueblos, mucho más fuerte después de atravesar momentos difíciles para el pueblo haitiano como los Golpes de Estado y el recién terremoto.

En la actualidad, la República de Haití y su pueblo siguen sufriendo procesos de injerencia, explotación y bloqueo por parte de los imperios de los Estados Unidos, Canadá y Francia y sus herramientas internacionales como las Naciones Unidas y préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI), por nombrar algunas instituciones. La MINUSTAH, la fuerza “pacífica” de la ONU, representa una fuerza ocupante que reprime, desaparece y mata al pueblo haitiano en defensa de su dignidad y democracia.

En la lectura a continuación, Maliaka Kambon documenta las historias más recientes de resistencia haitiana, y cómo en los últimos meses el pueblo haitiano ha denunciado el fraude electoral de las últimas elecciones presidenciales. Ya es el momento de levantarnos en solidaridad con el primer pueblo libertario de Nuestramérica.

¡Resistir el linchamiento de la libertad haitiana!

Ahora debería ser obvio que los EEUU, ONU, Unión Europea (UE), la OEA y varios policías paramilitares han diseñado una segunda elección fraudulenta por muchos años en Haití.

Este último intento de matar la libertad de Haití al abortar sus sueños de democracia a través del proceso electoral fue diseñado para evitar las victorias aplastantes de Fanmi Lavalas, una reminiscencia de las victorias presidenciales de Jean Bertrand Aristide. Los Estados Unidos y la ONU no quieren ver esto.

Sin embargo, la gente ha acudido en vigor, las protestas continúan contra el sabotaje flagrante de las elecciones del 20 de noviembre de 2016, cuando la doctora Maryse Narcisse y Fanmi Lavalas volvieron a reclamar la libertad de Haití. Ese día el pueblo haitiano se encontró con otro intento de sabotaje electoral llevado a cabo por la élite apoyada por los Estados Unidos.

Las elecciones fraudulentas han encendido al país. Las protestas diarias se han celebrado por más de un mes. Por treinta y cinco días consecutivos hay miles de personas en las calles, quienes ven en la candidatura del doctor Narcisse la fructificación de sus sueños: libertad, dignidad y soberanía a través de un partido político de la gente que sabe lo que quiere lograr.

La prensa internacional está tratando de apuntalar el “triunfo” fraudulento al candidato de la PHTK* (conocido como el partido del pelado) Jovenel Moise. Sin embargo, incluso en un proceso electoral que fue descaradamente manipulado, Moise, “el bananero”, no controla nada en Haití sino su boca, y eso no muy bien.

El gobierno de Estados Unidos que recuerda la misteriosa simplicidad del poema de Langston Hughes, “Cristo en Alabama”, se burla y trata de arrebatar la libertad haitiana con su racismo atrincherado.

¡Pero Haití se está levantando y está luchando! Con la rapidez de una huelga de Muhammad Ali, Haití nos recuerda que nunca hemos sido n****s, y que siempre definimos nuestro árbol de la libertad -y nuestro “lugar”- como libre.

La gente de base haitiana está luchando contra este intento de Golpe de Estado electoral, y ahora lleva treinta y cinco días consecutivos de manifestaciones pacíficas y enérgicas contra el fraude. Esto ha hecho que las oligarquías residentes estén tan preocupadas que han escalado sus ataques militares y políticos.

Los jueces corruptos y el partido PHTK de Michel Martelly están tratando de forzar a observadores y partidos internacionales a impugnar las elecciones fraudulentas del 20 de noviembre y abandonar la investigación sobre el fraude. Los ataques de la policía militar contra manifestantes pacíficos están creciendo en número y fuerza. Todo el proceso electoral está roto, peor que en los EE.UU.

El 24 de diciembre de 2016, alrededor de las 2 pm, hora haitiana (11am PST) en una muestra escalada de fuerza, la policía militarizada, armada hasta los dientes, disparó indiscriminadamente en una multitud de miles. Muchos manifestantes resultaron heridos en la avenida Martin Luther King en Puerto Príncipe.

Los miembros de Fanmi Lavalas fueron especialmente dirigidos. La policía disparó al coche de un miembro actual del Parlamento. Según testigos, un policía tomó su arma automática y rompió la ventana trasera del carro de un candidato de Fanmi Lavalas al Senado.

Un periodista de Radio Timoun, una emisora de radio popular, también resultó herido por disparos de la policía y fue llevado al hospital. La gente anunció que las demostraciones continuarían hasta el 25 de diciembre 2016, día 34. No se detendrán.

El fascismo envía sus saludos navideños llenos de represión desde un Haití ocupado por las Naciones Unidas.

La gente debe preguntarse ¿por qué un grupo de blancos racistas, millonarios con sus parlamentarios internacionales y su liderazgo interno de títeres de Haití, quiere mantener un régimen de apartheid, ocupación y propiedad de un país soberano afrikan (africano) que ellos describen como “¿El país más pobre del hemisferio occidental?” Recordemos que Haití se vio obligado a pagar al Banco Mundial y a sus hermanos vampiros sanguijuelas del FMI más de un millón de dólares por semana para satisfacer las deudas contraídas por los regímenes de 29 años de Papá Doc y Bebé Doc Duvalier y otros tiranos duvalieristas que les sucedieron. El ejemplo más reciente de esto es la carretera de robos del tesoro por la marioneta de Hillary Clinton, Michel Martelly.

El Banco Mundial miente y dice que está erradicando la pobreza, mientras que los haitianos comen galletas de barro para pagar una deuda causada por el robo de blancos y ser considerados merecedores de “ayuda” de las instituciones financieras multilaterales que chupan la sangre.

Estos ladrones incluyen a la Fundación Clinton, que reclamó magnanimidad en sus tratos con Haití, mientras los miles de millones de dólares de dinero de socorro por el terremoto bajo su control permanecían sin contar.

El pueblo de Haití se queda aún más empobrecido.

Esta interferencia continua en el proceso democrático de Haití ocurre porque:

1) Haití derrocó la esclavitud del pueblo afrikan hace más de 200 años al derrotar el poder militar combinado de Francia, Inglaterra y España, estableciendo su independencia y girando la cabeza del mito de la supremacía blanca. “Somos el primer país negro independiente en el mundo”, afirma el primer presidente democráticamente elegido de Haití, Jean Bertrand Aristide.

2) Aunque los mismos regímenes “civilizados” euro-estadounidenses y canadienses instigaron dos Golpes de Estado contra el gobierno del presidente Aristide, el pueblo nunca ha dejado de resistir la tiranía.

3) La resistencia haitiana se mantiene cada vez más fuerte, a pesar de la ocupación EEUU-ONU. En colusión con el gobierno de los Estados Unidos, en 2004 las Naciones Unidas trajeron su fuerza de mantenimiento de la paz brutal (conocida coloquialmente como “los cascos azules”) de diez mil tropas de la MINUSTAH que ha propagado el cólera en Haití. Junto con el ejército reconstituido haitiano, encabezado por los traficantes de drogas buscados por la DEA, estas fuerzas combinadas existen para “mantener a los nativos en su lugar”, con el pleno apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).

4) El presidente Jean Bertrand Aristide luchó y sigue luchando por la dignidad, soberanía e independencia haitiana. Cuando estaba en el cargo, se negó a ser un presidente vende-patria y mantuvo todos los activos haitianos para el pueblo haitiano. En 2003 exigió que se restituyeran más de 22.000 millones de dólares de dinero extorsionados de Haití por Francia del siglo XIX. Originalmente, Haití fue obligado a pagar este dinero, a partir de 1826, a antiguos propietarios esclavistas de plantaciones franceses.

5) Los doctores Jean-Bertrand Aristide y Maryse Narcisse desafían el mal de la tiranía arraigada. La doctora Maryse Narcisse, candidata presidencial de Fanmi Lavalas 2016, está en las calles diariamente con la gente que lucha por la independencia de Haití.

6) El presidente Aristide luchó por el comercio justo para Haití, desafiando las políticas del régimen de Clinton que derrumbaron la economía de Haití.

7) La ubicación geográfica de Haití cuenta con enormes reservas de petróleo, oro y otras riquezas. También está estratégicamente ubicada en relación con Cuba.

8) El presidente Aristide atacó y amenazó la hegemonía y la corrupción de la élite gobernante de Haití, el 1% mediante el cumplimiento de las leyes de legislación laboral y fiscal.

La actitud estadounidense hacia Haití ha sido siempre mantener a los afrikanos “en su lugar”, como lo describe la supremacía blanca.

En el siglo XIX, el gobierno estadounidense no quería que un estado africano libre desmantelara su brutal economía esclavista. Así que el esclavista Thomas Jefferson le dio a Napoleón $40.000 para re-esclavizar a Haití.

También expresó que una persona afrikana sólo valía tres quintos de una persona blanca. Le patearon a Napoleón y Jefferson perdió mucho dinero, pero adquirió la Compra de Luisiana por una canción, y Haití fue libre.

Avancemos rápido a 1915 y el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, infame por la película KKK “Nacimiento de una nación”. Su Secretario de Estado, William Byron Jennings, “desaprobó” a los “negros hablando francés” en Haití. Wilson envió a los marines a ocupar y robar Haití de 1915-1934.

Avancemos rápido de nuevo a 2004. Los haitianos dicen que su “lugar” debía ser libre, por lo que el IRI, Colin Powell, otro secretario de Estado mentiroso, la CIA y la USAID secuestraron al presidente Aristide y a su familia transportándolos como “carga” a la República Centroafricana en un avión estadounidense diseñado para un programa de “entregas extraordinarias”.

Bueno, eso tampoco funcionó porque la congresista Maxine Waters, fundador de Trans-Africa Randall Robinson y otros los arrebataron del cautiverio y fueron al exilio, primero en Jamaica y luego en Sudáfrica, hasta que el poder del pueblo haitiano los trajera a casa en Haití.

Los huracanes, terremotos, deuda odiosa Euro-EEUU diseñada para matar a la gente por el dólar, Papa y Baby Doc Duvaliera, el gobierno de Estados Unidos y los títeres de los EEUU, los hurtos de recursos haitianos, los narcotraficantes DEA, el racismo atrincherado, la dominación extranjera, las violaciones onerosas, la ONU y los ataques paramilitares, cólera, minería, Secretarías de Estado voraces como William Byron Jennings a Hillary Rodham Clinton, terroristas como los escuadrones de la muerte Tonton Macoutes al hambre, los asesinatos, los secuestros y desapariciones de niños y a luchadores por la libertad, a activistas pro democracia como Lovinsky Pierre Antoine y el padre Gérard Jean Juste sólo para mencionar a dos; galletas de barro para la comida…

A pesar de todas estas cosas horribles y más, el pueblo de afrikan de Haití sigue luchando para ser libre. La resistencia haitiana a la injerencia de los Estados Unidos en su Gobierno no ha cesado por más de 200 años. No parará.

La revolución haitiana, de 1791-1804 está sucediendo otra vez. El pueblo de Haití será libre.

* Partido constituido el 16 de agosto de 2012, ligado directamente a Michel Martelly y con acusaciones de corrución.

Texto: Malaika H Kambon. Periodista independiente y ganadora de múltiples premios, fundadora de People’s Eye Photography y miembro activo del Comité en Acción para Haití (Haiti Action Committee). Ella también es campeona nacional y estatal de la Unión Atlética Amateur (AAU) en Tae Kwon Do 2007-2012. La puede contactar a través de: malaikakambon@gmail.com.

Portada: Ansel Herz

Comentarios

comments

Top