Tú estás aquí
Inicio > Textos > Opinión > ¿Qué pasa en Venezuela?: Intento de Golpe y juicio político a presidente Maduro

¿Qué pasa en Venezuela?: Intento de Golpe y juicio político a presidente Maduro

Es domingo. El presidente Nicolás Maduro se encuentra fuera del país en la Gira por el petróleo justo, visitando a los mandatarios de países petroleros para avanzar en la recuperación y estabilización del precio del crudo que en tres años pasó de $ 103,89 en 2013 a $ 24,71 a principios del 2016. Mientras tanto, en Caracas, los diputados de derecha, que son mayoría en el Asamblea Nacional, se encuentran en medio de una sesión extraordinaria. Los diez puntos a tratar:

  1. Declarar la ruptura del orden constitucional y la existencia de un Golpe de Estado cometido por el “régimen” de Nicolás Maduro en contra la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
  2. Solicitar a la comunidad internacional la activación de todos los mecanismos que sean necesarios para “garantizar los derechos del pueblo de Venezuela” (llamado a la intervención extranjera).
  3. Formalizar la denuncia ante la Corte Penal Internacional y demás organizaciones que sean competentes, en contra de los jueces y rectoras del Consejo Nacional Electoral responsables de la suspensión del proceso de Referendo Revocatorio.
  4. Proceder de manera inmediata a la designación de tres rectores principales y sus suplentes en el Consejo Nacional Electoral (desconocer las actuales autoridades del Poder Electoral).
  5. Proceder de manera inmediata a la designación de los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (desconocer las actuales autoridades del Poder Judicial).
  6. Iniciar el proceso para determinar la situación constitucional de la Presidencia de la República (desconocimiento del gobierno del presidente Maduro).
  7. Conformar una comisión especial de alto nivel parlamentario encargada de desarrollar y definir las decisiones emanadas de este acuerdo para restituir el orden constitucional.
  8. Exigir a la Fuerza Armada Nacional no obedecer ni ejecutar ningún acto o decisión que sean contrario a los principios constitucionales.
  9. Convocar al “pueblo” a la defensa de la Carta Magna, de la democracia y el Estado de Derecho, hasta lograr la restitución del Orden Constitucional (llamado a nuevas manifestaciones guarimberas).
  10. Dar publicidad al presente Acuerdo.

En medio de los debates, alrededor de la Asamblea Nacional se fueron concentrando hombres y mujeres chavistas, voceros comunitarios, militantes del movimiento sexo-género diverso, y agrupaciones de base popular que apoyan el presidente Nicolás Maduro, ¿la razón? Con la aprobación parlamentaria de un Acuerdo para la restitución del orden constitucional se desconoce el mandato del Presidente de la República, de los poderes electorales y judiciales y se pide una intervención extranjera. Este maremágnum logró entrar a la Asamblea Nacional y finalizar la sesión, con consignas en las que dejaban claro que “Venezuela no es Brasil”.

Así comenzó

Ya antes repasamos algunos elementos por los que la oposición ganó la mayoría de la Asamblea Nacional. Desde entonces sus principales objetivos han sido dirigidos a una Ley de Amnistía para auto perdonarse todos los hechos punibles relacionados a los actos violentos del 2014 y del mes de abril del 2002, durante el paro petrolero, lo que permitiría la libertad de todos los dirigentes procesados y que se presentan como “presos políticos”; la derogación de las leyes del poder popular aprobadas durante el gobierno de Hugo Chávez; pero principalmente, sacar del gobierno al presidente Maduro.

Durante estos meses la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que reúne a los principales partidos de oposición, se enfocó tajantemente en: que Nicolás Maduro renunciara, sacarlo de la presidencia porque una de las teorías que sostienen (sin poder comprobar) es que su verdadera nacionalidad es colombiana, iniciar un referendo revocatorio.

Solo en el último punto pudieron centrarse. Así, en abril iniciaron el proceso de referendo. Su insistencia de que fuera durante el año 2016 se debe a que realizarlo en 2017 significa que quien complete el periodo presidencial es el Vicepresidente Ejecutivo hasta el año 2019.

La derecha logró reunir el porcentaje de personas inscritas en el registro electoral, es decir, el 1% que son 197.978 rúbricas. Pero fueron más allá y presentaron 1.957.779 firmas. Aquí se les empezó a salir de las manos la jugada: de esa cantidad se identificaron 605.727 firmas fraudulentas: personas fallecidas, no inscritas en el Registro Electoral, menores de 18 años, o inhabilitadas por delitos graves (homicidios, narcotráfico, robo, estafa, abuso sexual).

Aparte hubo nueve mil casos de usurpación de identidad en todo el país. Estos hechos comprobados llevaron a que siete tribunales nacionales de distintos estados de Venezuela, basados en denuncias de ciudadanos, dictaran medidas cautelares ordenando al CNE que suspendiera todos los procedimientos de la recolección de firmas.

Y así llegamos al domingo en el que el presidente Nicolás Maduro se encuentra fuera del país y la derecha dentro de la Asamblea Nacional en sesión extraordinaria se declara en “rebelión” por la decisión de los tribunales que comprobaron un inmenso fraude en los procesos llevados por la oposición para el revocatorio.

¿Juicio político?

Lo diputados llamaron a una nueva sesión el martes 25 de octubre donde acordaron iniciar un procedimiento de la declaratoria de la responsabilidad política del presidente Nicolás Maduro, y citarlo a comparecer ante el Hemiciclo de Sesiones el próximo martes 1 de noviembre de 2016  a las 3 de la tarde, ¿con qué finalidad? Que “exponga sobre su posible responsabilidad por las graves violaciones a la Constitución, los derechos humanos y a la democracia”. En realidad este juicio abre una oportunidad de atribuir responsabilidad penal y administrativa que pueda desembocar en nuevas elecciones presidenciales.

Todo esto, mientras el presidente de la AN, Ramos Allup, pidió al ministro Defensa, Padrino López: “Abra los cuarteles [militares] y déjenos hablar con las tropas”. La respuesta del otro lado, el ministro Padrino López en rueda de prensa presentó un comunicado en el que dejó claro el respaldo a Nicolás Maduro como Presidente constitucional y Comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, “quien ejerce la suprema autoridad jerárquica y a quien le reiteramos nuestra incondicional lealtad y el inquebrantable compromiso de cumplir y hacer cumplir fielmente la suprema ley de la República”.

A su vez, por CNN entrevistaban a Chuo Torrealba que aseguró que después de este miércoles se inicia la “agenda de calle” (ya algunos estado han reportado conatos de guarimbas, quema de autobuses e inicio de manifestaciones violentas por grupos de oposición), y Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, convocó a tomar cada calle y avenida este miércoles.

Este mismo martes una movilización abrumadora del sector chavista colmó las calles de Caracas para mostrar que el pueblo sigue activo y en defensa del proceso político de los últimos dieciséis años. La marcha llegó hasta el Palacio de Miraflores para apoyar al presidente Maduro, quien declaró que sí quiere diálogo y paz y está dispuesto a reunirse con la oposición este domingo, mientras esta misma semana se reunirá con todos los poderes para evaluar la intención del Golpe parlamentario de la MUD. “Este pueblo ha acumulado demasiadas luchas”, dijo. Al igual que la oposición, el miércoles también marcha el chavismo.

Durante todo este tiempo el presidente Nicolás Maduro ha invitado a la oposición a un diálogo con la presencia de organismos como la UNASUR, incluso accedió a la mediación del Vaticano –el presidente acaba de ser recibido por el Papa-, que ya envió a un observador para participar en las mesas de diálogo, pero nada ha funcionado porque la misma MUD difiere internamente y no termina de llegar a acuerdos entre su dirigencia.

Se trata de una oposición que poco ha cambiado desde que Orlando Araujo publicó su libro Venezuela violenta, en 1968. Un grupo político que fundamenta su mandato y su razón histórica en la vigencia y en la defensa de un supuesto “sistema democrático” pero que necesita mantener el bipartidismo, la tortura física, la represión; pero hoy, en una conveniente desmemoria se levanta en todos los medios internacionales para llamar al actual Gobierno venezolano una “dictadura”.

Texto: Katherine Castrillo / Contacto @ktikok

Foto de portada: AVN

Comentarios

comments

Top