Tú estás aquí
Inicio > Textos > Pato Machete: en ninguna parte se presta tanta atención a la educación y la cultura como en Venezuela

Pato Machete: en ninguna parte se presta tanta atención a la educación y la cultura como en Venezuela

“Para acabar la delincuencia, para acabar la pobreza o incluso para hacer proyección social, tú tienes que dar algo para que hagan los morros, tiene que haber opciones, tiene que haber cursos, gente interesada en apoyarlos”. Pato Machete tiene claro que el propósito de su paso por Venezuela no era lo que suelen hacer lxs artistas que nos visitan: dar unos conciertos, pasar un buen rato e irse. Él vino también a hacer política, a aprender lo que pudiera en el poco tiempo de una agenda de ese tipo.

Y aprendió, así lo dice, algunas cosas que le serán de ayuda en su México natal, a sus chamxs. “Creo que en ninguna parte se le está prestando tanta atención al tema de la educación y la cultura. Y si tú quieres cambiar un país, eso es lo primero en lo que tienes que invertir”, dice completando la reflexión.

Es por ello que valora con gran cariño una de las experiencias que vivió en los escasos cinco días que estuvo pisando suelo venezolano. Antes de tocar junto a su compadre, el cumbiero Celso Piña, el exvocalista de la agrupación mexicana Control Machete compartió con una comunidad barquisimetana, la que lleva desde hace 39 años el proyecto Cepas: Conservatorio de Estudios Populares del Arte y la Sociología.

Allí pudo conocer a quienes vienen haciendo posible la formación de niñxs y jóvenes en áreas que van desde la música hasta el karate, pasando por diversas disciplinas: “Estamos muy contentos con la onda de venir, ver, palpar cómo lo están haciendo acá, y sobre todo que nos hayan recibido de esa manera ha sido muy especial”.

La politización popular en Venezuela

“Que la gente esté despierta acá, que participe, que puedas hablar de política con cualquiera es algo maravilloso”, dice Pato justo antes de su último concierto, en Caracas, la noche del sábado 22 de agosto. Lo dice además con el orgullo de quien tiene amistades acá, y ha conseguido nuevas.

“Es de mucho orgullo y mucho gusto ver cómo la gente está involucrada en la política, en lo que pasa en el país. Es bien mágico. Creo que es algo que falta en otros países”. Mal no le caería a México una politización mayor de su pueblo, y así encausar un nuevo camino hacia una sociedad más justa, menos de muerte.

“Da mucho gusto también ver a tantos jóvenes involucrados, preocupados”. Sobre todo con el proyecto que tiene Patricio: una escuela de similares características a la de Lara en su país, además partiendo de una tarea que ve como fundamental desde su hacer como músico y ejemplo de muchxs. Busca, entonces, aprovechar la fama lograda para fomentar el interés en esxs chamxs: “Que vayan a las clases y Tony, de El Gran Silencio, les dé clases de guitarra o Celso Piña las de acordeón”.

“Tenemos una responsabilidad, y si bien no es una tarea que debemos hacer estrictamente nosotros, pues sí toca, y afortunadamente podemos tener contacto con cierta gente de la política, o con iniciativa privada, y eso hay que capitalizarlo para algo provechoso, ¿no?”, dice con la convicción de quien logró algo más que dar tres conciertos internacionales: hizo también política, buscando mejorar las condiciones de su país.

Texto: Juan Sebastian Ibarra. Contacto: @juansibarra.

Fotos: Milángela Galea.

Comentarios

comments

Top