Tú estás aquí
Inicio > Reto productivo > Otra cerveza es posible

Otra cerveza es posible

Ni siquiera Brahma, la multinacional cervecera oriunda de Brasil, pudo hacer pie. Su planta en Barquisimeto quedó ocupada por sus trabajadorxs, quienes no aceptaron ser despedidxs y ver la fábrica cerrada luego de que vendiera sus acciones a Cisneros. El negocio de la cerveza en Venezuela fue armado estratégicamente para que solamente pudieran ser parte de él tres cerveceras, que con el paso de los años se hicieron dos: la de la familia MendozaPolary la de CisnerosRegional/Zulia.

Para eso crearon una armazón jurídica destinada a impedir el nacimiento de pequeñas y medianas cervecerascon insostenibles impuestos, por ejemplo, y un mercado de importación, producción y comercialización controlado de punta a punta. Y para todo aquello que intentara crecer, disputar o cuestionar, las respuestas fueron sin fisuras: comprarlo, asfixiarlo, amenazarlo, despedirlo.

Pero si algo enseñó el proceso revolucionario en curso es que nada ha sido tan bien armadopor las clases dominantescomo para que el pueblo organizado no pueda transformarlo. Y ante tanta cerveza única impuesta a millones de venezolanxs, alguien debía pensar en crear otros tipos de cervezas; y ante tanta explotación de lxs trabajadorxs de las cervecerías Polar, tenía que nacer un sindicato que luchara por los derechos de lxs miles que producen 7 millones diarios de cerveza.

Polar foto Orlando

102 días de huelga

Fueron necesarios 102 días para que Empresas Polar no tuviera más opción que sentarse a negociar con el sindicato Sintraterricentro, elegido por lxs trabajadorxs. Durante esos díasdel 7 de abril al 17 de juliohubo marchas, huelgas solidarias en la planta Los Cortijos y la de Oriente, agencias distribuidoras, y también amenazas abiertas, intentos de sicariato, faltas de pago, irrespeto a los derechos legales de protesta, etc.

La ley obligó a Lorenzo Mendoza a sentarse a discutir contrato colectivo con Sintraterricentro, explicó Johan Nieves, trabajador de la agencia Turmero, en Aragua. Intervino el Ministerio de Trabajo y la Defensoría del Pueblo. De hecho, con el inicio de las negociaciones del laudo arbitral fue reconocido Sintraterricentro, una victoria histórica.

Lorenzo Mendoza, aparte de seguir promoviendo la guerra económica, quiere boicotear el laudo arbitral, no reconocer al Sindicato porque es clasista, obrerista, donde tiene el 82% de sus afiliados que están en el territorio que más ganancia le produce. Él sigue rehusándose, boicoteando nuestra lucha, analizó Johan.

Uno de los ataques empresariales contra la lucha, que además contribuye a la guerra económica, es la reciente disminución de cerveza:Tenemos pruebas contundentes, y hemos hecho las denuncias de que el señor Lorenzo Mendoza sacó la cebadamateria prima imprescindible para la cervezade la planta San Joaquínque produce el 52% de toda la cerveza, y la llevó a almacenamiento en otras empresas no aptas para almacenarla: a Protinal, a Maracaibo, a Oriente, para así bajar su producción de cerveza.

Desviar la materia prima, alegar falta de ésta para producir, desabastecer mercados culpando al Gobierno Nacional, una maniobra que profundizó con la paralización de las plantas Los Cortijos, San Joaquín y Oriente. Ante esto, los sindicatos de Polar, cada vez más unidos y con 5500 trabajadorxs, encabezados por Sintraterricentro, pusieron sobre la mesa el artículo 190 de la Constitución:

Amparándonos en el artículo 190 de la Constitución: patrono que se rehúse a la producción, empresa que será tomada por los trabajadores, simple y sencillo, afirmó Johan, quien fue recientemente agredido por el Sindicato de la empresa, en nombre de quienes saben los laberintos, mentiras y millones que cada día gana Mendoza con la cerveza que ha venido monopolizando.

GLS-25

Otra cerveza es posible

No solamente por las condiciones en las cuales sea producida, sino también por la cerveza en sí. Porque existen cientos de estilos de cervezas posibles, hechas y por hacer, pero, con el mercado en manos de Mendoza y Cisneros, millones de venezolanxs solamente conocen uno: el estilo Pilsen.

Ante eso, desde hace unos años se han venido ensayando alternativas: desde las más conocidas, como Tovar o Destilo, hasta nuevas propuestas, como Yaracuy, O’leary y Old Dan’s. Más de treinta productores en total buscando nuevos sabores, recreando la cerveza en todas sus posibilidades.

Como Daniel López, productor de la Old Dan’s, quien decidió intentar luego de leer unos libros acerca de cómo hacer cerveza; conseguir una tapadora de botellas traída de fuera, algunas de las materias primas; y ensayar con la olla a presión de la cocina de la casa.

De a poco, el universocerrado en Venezuelade la cerveza se fue abriendo para él: las diferentes cebadas malteadas: caramelizadas, tostadas, ahumadas, rostizadas, etc.; las temperaturas de cocción; los tipos de lúpulo; cuánto añadirle para lograr aromas, amarguras y sabores distintos; el agregado de papelón o de semillas de cilantro, conchas de naranja, etc. Un abanico de cervezas: blancas, rubias, ámbar, negras, de las cuales produce seis estilos de manera regular y cuatro nuevos cada año, que nunca repite.

Y a la vez que las infinitas posibilidades, la realidad cervecera actual venezolana se le presentó frontal: leyes para impedirle la legalizaciónno existe escalonamiento de impuestos, por ejemplo, la consecuente imposibilidad de registrarse y de conseguir dólares para importar. Porque, salvo el papelón, las botellas, las chapas y las máquinas de cocción, todo lo demás debe ser traído de fuera.

Legalizarse sería la posibilidad de dar un salto: invertir en infraestructura, equipos más grandes, espacios más adecuados; tener precios competitivos sin perder la calidad buscada; y producir legalmente más, mucho más de los 300 litros mensuales de Old Dan’s, del actual 0,09% del mercado anual que representa la producción de todas las cerveceras artesanales juntas, y que debería masificarse.

OldDans001

OldDans003

Cambiará

Así como cambió la realidad desde aquel productor que en 1843 fabricó la primera cerveza en el país. Porque lxs cervecerxs se han ido organizando en la Asociación de Cerveceros Artesanales de Venezuela, han avanzado en su reconocimiento a través de la Ruta de la Cerveza Artesanal. Lxs trabajadorxs saben quiénes son, qué pueden y contra quién luchan, porque fundamentalmente se trata de la búsqueda de un pueblo contra un monopolio que excluye y comanda la guerra económica.

No es aquí un asunto de acciones, como en el caso de la Brahma que solucionó su problema vendiéndoselas a Cisnerosque gracias a la lucha de lxs trabajadorxs y la comuna Pío Tamayo se ha convertido en la Empresa de Propiedad Social Proletarios Uníos, sino de voluntad para quebrar un orden anacrónico, nacido de las entrañas de la IV República, y que, disfrazado de publicidades millonarias, oprime, explota y reprime.

Y en el centro de ese esquema que se resquebraja, gracias a la lucha y a la creatividad popular, se encuentra Mendoza, opuesto al camino elegido por millones, timoneando el intento de asfixia popular que no resulta, porque hay en estas masas el deseo de ser libres, felices, de no regresar a los puntos de partida que significaron el tiempo de la tristeza y la miseria.

Ilustración: César Mosquera. Contacto: @Cesar_Mos

Texto: Marco Teruggi. Contacto: @Marco_Teruggi

Fotos: Gustavo Lagarde y Orlando Herrera. Contacto: @landulf4

Comentarios

comments

2 thoughts on “Otra cerveza es posible

  1. La producción de cerveza artesanal tiene que apoyarse a profundidad es necesario minimizar el monopolio impuesto por LM y por otro lado excelente realidad la que aqui se expone felicitaciones a laculturanuestra

  2. Totalmente de acuerdo, no solo apoyarse sino promoverse. Ya esto esta ocurriendo en todos los paises que he visitado. En los EEUU la produccion artesanal ya estaba abriendose camino en 1994, y hoy dia hay mas de 10.000 marcas artesananles de cerveza en todo ese pais. Ahora en Australia, desde el 2007, habian 3 grandes monopolios cerveceros que vendia toda la cerveza en los bares y licorerias, ya hoy dia, en 2016, despues de esa fecha, se despejo el camino para la industria artesanal de cerveza, o micro-cervecerias. Fui testigo de ver no solo mejores cervezas de mejor sabor en el mercado, sino micro-cerveceras locales por aficionados y apasionados por la cerveza con un talante de micro-empresarios , ya produciendo hoy dia mas de 500 marcas artesanales de cerveza en Australia, en los ultimos 9-10 anhos. Gratificante es ver cerca de donde uno vive una micro-cervecera, puedes ir a degustar las distintas opciones, sentarte en un mueble y conversar con tus companeros de trabajo despues de una larga jornada de trabajo. En Venezuela necesitamos mas aficionados y emprendedores cervezeros para ir poco a poco aportando mas opciones a nuestro gusto por esta bebida. Es justo y necesario.

Comments are closed.

Top