Tú estás aquí
Inicio > Textos > Crónicas > Lucha por la emancipación y soberanía de la Patria: esclavxs libertadorxs

Lucha por la emancipación y soberanía de la Patria: esclavxs libertadorxs

Entre 1810 y 1824, años de la lucha armada nacional en pro de la independencia, fueron muchxs lxs esclavxs que participaron activamente en las batallas libertadoras. No sólo lxs negrxs participaron, sino también lxs zambxs, lxs mulatxs y lxs indígenas, en su mayoría propiedad material de algún amo con latifundio. Qué interesante es que precisamente luchando por la independencia eran lxs esclavxs quienes hicieron fuerza contundente, fuera de las filas militares entrenadas, para ganar las batallas contra el imperio español mientras seguían siendo propiedad de alguien. Libertadorxs que no eran libres.

La lucha por la abolición de la esclavitud en Venezuela no es una historia fácil ni bonita, y no es precisamente lo que nos gustaría escuchar, como casi toda nuestra historia. Venezuela es territorio de sangre, miseria y profunda resistencia y lucha, de eterno aguante. Ni Bolívar, ni Boves ni Monagas lograron facilmente liberar a un centenar de hombres y mujeres, y mientras, irónicamente, libertaban al territorio geográfico venezolano. Fue una doble liberación, si lo vemos así. El problema estaba en que en su mayoría, los patriotas eran dueños de esclavos y no les convenía, con o sin guerra de independencia, perder la propiedad que mantenía y producía las tierras y comercios. De modo que muchos decretos se firmaron respecto a la libertad de lxs esclavxs y muchos se violentaron y modificaron para que se adaptaran a las necesidades mercantiles y políticas del momento. Como el decreto de manumisión, donde se decretaban “los vientres libres”, y aquellxs hijxs de esclavas que nacían eran libres sólo a partir de los 18 años, y años más tarde eran libres sólo a partir de los 21. O cuando entre 1821 y 1824 se hizo el llamado a unirse a las filas patriotas para batallar, aquellxs esclavxs que se uniesen a la batalla tendrían prioridad en el decreto de libertad respecto a quienes no participaran. O durante la Primera República, con Miranda presidiendo, cuando el Estado ofreció comprar lxs esclavxs a sus dueñxs con un tiempo de pago “alargado” y con promesas de libertad a aquellxs que se destacaran en batalla. Todo esto mientras cada vez más lxs negrxs se escapaban, se cimarroneaban y se unían a las filas patriotas.

En estos años de Revolución Bolivariana, y de continuidad de aquella resistencia ancestral, de la que llevamos en la sangre, hemos estado siempre en pie de lucha por la reivindicación y visibilización de lxs oprimidxs. En este sentido, no debemos banalizar la caracterización de quienes nos libertaron y no son héroes nacionales sino más bien recordarlxs y continuar su lucha y su memoria en las historias que contamos, las que precisamente no tienen finales felices y no encantan y enamoran, pero que sí nos recuerdan que estamos paradxs en tierra de hombres y mujeres libres, pueblo en eterna resistencia. Las historias oficiales se encargaron de que las historias reales no fuesen contadas y de que poco supiésemos acerca de lo que en verdad sucedió. Lo que se esconde, lo inexistente, no puede desmontarse y desmentirse.

Acá algunxs libertadorxs:


José Tomás León. Fue esclavo de Eustaquio Machado, para quien trabajaba en una hacienda de caña de azúcar. Se unió al ejército libertador en 1818, y en la batalla de La Puerta lo hirieron gravemente, casi a punto de morir. Luego de recuperar su salud, participó en las batallas de Carabobo y Perú, siendo licenciado de tropa. En 1839 enjuició al hijo de Machado, que quería esclavizarlo de nuevo.

Leonardo Infante. Nació de negros libres, en Chaguaramal, edo. Monagas. Se unió al ejército patriota en 1813, y estando al mando de Paéz y Bolívar, participó en las batallas Queseras del Medio, Pantano de Vargas, y Boyacá, además de estar presente en otras operaciones militares. En 1821 resultó herido en combate y es aprisionado por los realistas que luego lo liberaron. En 1825, estando residenciado en Bogotá, fue acusado y sentenciado a muerte injustamente por el asesinato del teniente Francisco Perdomo. Si bien parece que Infante había abusado de poder en varias ocasiones, Santander vio “una oportunidad de castigo y ejemplo” en el fusilamiento de este coronel. Antes de morir Infante proclamó “Infante muere, pero no por la muerte de Perdomo”.

Marta Cumbale. Su familia estaba integrada por esclavos descendientes de africanos y por unos nacidos en manumisión. Luchó junto a lxs patriotas, liderada por Piar, y luego se unió al ejército de mujeres de Juana la Avanzadora. Participó en las batallas de los campos de Chaguamaral y en la Batalla de Maturín contra Domingo Monteverde. Se dice que además de luchar, curó a lxs heridxs y sepultó a lxs caídxs. Nació en Güiria, estado Sucre, y murió en el pueblo de San Francisco. Al igual que muchxs otrxs, murió sin el reconocimiento que le toca en las historias contadas.

José Bolívar. Nació en Guárico y murió en Bogotá. Fue esclavo de la familia Bolívar, y el Libertador lo liberó para que se uniera al ejército patriota. Fue Oficial de Caballería y participó en operaciones militares en Cartagena. En uno de los varios atentados al Libertador, José muere asesinado.

Josefa Camejo. Josefa no era una mujer esclava, pero luchó como cualquier otro hombre. Con fusil y sable se enfrentó al ejército realista. Comandó la desocupación de Barinas junto a un ejército de mujeres que ella misma armó. Cuando se acercaban los realistas Josefa pidió al Gobernador que ella y las demás mujeres participaran en la batalla: “el sexo femenino, Señor Gobernador, no teme los horrores de la guerra. Antes bien, el estallido del cañón no hará más que alentar, su fuego encenderá el deseo de libertad, que sostendrá a toda costa en obsequio del suelo patrio… “. Nació en la Península de Paraguaná, en 1791.

Cira Tremaría. Poco se sabe de esta negra esclava. Se dice que participó en las filas de Juana la Avanzadora una vez que supo que su hijo había muerto. “Deme el fusil de mi hijo para ocupar su sitio en las filas libertadoras y seguir peleando”.

Texto: Sahili Framcp @slashysah

Ilustración: César Mosquera @cesar_mos

Comentarios

comments

Top