Tú estás aquí
Inicio > Emancipadxs > La épica, a propósito del Día de la Juventud

La épica, a propósito del Día de la Juventud

Cada 12 de febrero conmemoramos la vida y lucha de un prócer como José Félix Ribas. Casi nunca cuestionamos su momento histórico o contextualizamos su lucha, solo Chávez logró poner en evidencia qué ocurría en ese tiempo, qué pasaba por allá por 1813 y 1814. Solo él tuvo el atrevimiento de hablar de esa época, para una historia que casi nos pintan sin sobresaltos. Eran aquellos momentos difíciles, no solo para Bolívar y Ribas sino también para toda la gesta independentista, Boves arrasaba acompañado con “eso” que nos definen los libros de historia (aún vigentes en nuestra educación), como fuerzas realistas.

Ffue el mismo Chávez quien por allá por el 2012 explicó que esas “fuerzas realistas” eran no más ni menos que el propio pueblo llano, el pueblo más desposeído y humillado por las fuerzas españolas y el mantuanaje de la época, fue un pueblo encendido en rabia de clase que echó por tierra aquella república que se levantaba. En fin, son muchos los factores sociales que condicionaron tal suceso, Chávez recomendó aquel libro llamado “La rebelión popular de 1814″ para entender ese momento histórico de Ribas y del exilio del Libertador.

Así pues, que de la historia nos queda el aprendizaje, a Bolívar tal aprendizaje lo llevó a realizar un recorrido tan épico como para libertar cinco naciones. No es para nada un secreto que ahora mismo estamos transitando un momento bastante difícil para nuestro proceso revolucionario: hace pocas semanas sufrimos lo que probablemente sea el revés electoral más doloroso para el chavismo, enfrentamos ahora mismo una guerra sin cuartel contra un enemigo inescrupuloso en todo sentido, pareciera a veces que todo esfuerzo es vano ante el potencial del capital mundial en su actitud de ataque.

El bono demográfico de nuestro país nos indica que nuestra Patria es joven y se mantendrá bajo esa constante por una buena cantidad de tiempo más, y es allí donde comienza nuestro cuestionamiento (aprovechando la fecha), entendiendo todo este contexto actual: ¿Cuánto de este país joven se siente identificado con la Revolución Bolivariana? ¿Cuánta de esa juventud se define chavista? ¿Hacia dónde van las líneas estadísticas de ascendencia política en la juventud venezolana? Busquemos cuestionarnos sin certezas, sin la arrogancia que muchas veces nos caracteriza y no nos permite ver más allá de lo que nos rodea, dejándonos así, sin análisis profundos y por ende acciones verdaderamente eficientes y eficaces.

CaGCyYvWkAETFwE

No es posible obviar todos los logros de la Revolución Bolivariana para la juventud venezolana, de ninguna manera es mi intención. Sin embargo, es evidente electoralmente y por ende, política y socialmente, cómo estos logros poco a poco se desvanecen en el imaginario de nuestra juventud, ahora mismo existe una generación que nació y creció en Revolución y que no fuimos lo suficientemente eficaces en llevar a cabo planes políticos que se amoldaran a esa coyuntura demográfica en la cual esta generación se encuentra, no es para ellas y ellos más que un derecho cada uno de esos logros, no hemos sido capaces de mostrarles el contraste, la época oscura que precedió a la Revolución. Esta generación es la que hoy mayoritariamente pudiese hasta parecerle “chévere” que Nacho dé un discurso en la Asamblea Nacional, esta generación es la que es presa no solo de la guerra voraz que atenta contra la Revolución, sino además de todo un aparato que construye y mantiene sin descanso una fuerte hegemonía cultural.

¿Cómo se le define el chavismo a esta generación? ¿Cómo generamos hegemonía cultural adaptada a estos tiempos? ¿Cómo nos posicionamos en la palestra como algo fresco, cuando para esta generación somos lo viejo? Y es que, basta muchas veces con prender la tv, asistir a un acto oficial, participar de reuniones, participar incluso en algunas actividades promovidas por la juventud partidista del chavismo, para darnos cuenta de que al menos esa juventud ha venido adoptando todas las dinámicas de lo que para nuestra generación lógicamente debíamos rechazar, es lo que particularmente denomino “jóvenes viejos”, jóvenes que prefieren el “foquismo”, la adulación, el reformismo, la dejadez y el sectarismo, antes de las dinámicas que debe llevar a cabo una juventud revolucionaria, condicionada además por un bono demográfico interesantísimo.

Lo que ahora mismo representa una demanda, no es siquiera un plan gubernamental más, no es estar detrás del politiquero o la politiquera de turno, no son más shows, no son análisis desde la certeza equivocada, no son divisiones internas, no es la política hecha en el aire, no es entender mal el momento histórico y banalizar entonces la Revolución creyendo que será una estrategia para acercarnos a estas nuevas generaciones.

Es inteligencia y astucia política lo que se requiere, son los mayores niveles de estrategia, son los mayores niveles de unidad programática, la máxima comprensión de nuevos códigos y lenguajes, la territorializacion de las acciones, la comprensión de que al reformismo se le combate con la construcción del Poder Comunal; es promover el deporte en la cancha nueva pero también en la viejita, ahí donde los chamos prefieren el tres pa tres de basket; es hacer el mural con los niños del barrio, es mover la música de los miles de talentos existentes en el país no solo por tarimas, también es necesario llevarlas y llevarlos al callejón, a la vereda, a las escaleras, a la misma cancha, ¿por qué no? Revisemos nuestro accionar en instituciones educativas, nuestros pensum; tengamos voluntad política para discutir y darle un verdadero vuelco “robinsoniano” a nuestros métodos educativos, potenciemos económicamente cada consejo comunal, cada punto y circulo de las UBCH, de los CLP, las comunas; y verifiquemos entonces la factibilidad de la generación de redes económicas sustentables en el tiempo de forma endógena en las propias comunidades, sobre todo, lógicamente dirigidas hacia la juventud.

CZkSeUUXEAAZmkR

Tenemos en nuestras manos un gran país joven, tenemos a la derecha apostando por el discurso de la deserción de la juventud venezolana, por darle todo el liderazgo a dinosaurios políticos, por la vieja política, pero también por la manipulación y la astucia para llevar a cabo sus planes antivenezolanos. Seamos nosotros entonces quienes revivamos la épica de Bolívar, la épica de Chávez ante un país destrozado como el que nos dejó la Cuarta República, seamos radicalmente jóvenes, seamos radicalmente distintos a lo que significa la vieja política, construyamos socialismo allí donde estén las masas jóvenes del país, pongamos al chavismo de “moda”, porque hay que tenerlo claro, es muy de pinga ser joven y además chavista.

Texto y fotos: Jesús García, @ElGsus, miembro del Colectivo Antimantuan@s, @Antimantuanxs.

Comentarios

comments

Top