Tú estás aquí
Inicio > Soberanía y tierra > El Esequibo en 4 claves y una deuda

El Esequibo en 4 claves y una deuda

1. “El Territorio y demás espacios geográficos de la República son los que correspondían a la Capitanía General de Venezuela antes de la transformación política iniciada el 19 de abril de 1810, con las modificaciones resultantes de los tratados y laudos arbitrales no viciados de nulidad”, reza nuestra vigente Constitución, la de la República Bolivariana de Venezuela.

Si bien el décimo artículo de las Constituciones anteriores también habla del territorio que correspondía a la Capitanía General de Venezuela, no es sino hasta 1999 que se hace mención a las acciones viciadas, en clara referencia al laudo arbitral de 1899 donde Venezuela fue despojada del territorio Esequibo. Eso constituyó, sin duda, un golpe sobre la mesa, una declaración de principios sobre el diferendo territorial que la Nación tiene con la hermana República Cooperativa de Guyana: el Esequibo es Venezuela.

Ya en 2015, ante la alzada de agresiones por el recientemente electo presidente guyanés, David Granger, y la incursión de la petrolera transnacional Exxon Mobil, el presidente Nicolás Maduro ha ratificado la posición venezolana: “Nadie piense que Venezuela va a renunciar a su justo derecho de recuperar el Esequibo; nadie lo puede pensar en este mundo”.

2. “¿Guerra? ¡No!, yo más bien saludo al pueblo guyanés, a sus instituciones, y expresamos nuestro respeto y dolor por su atraso y su miseria. Para que con Guyana nos podamos incorporar a un esfuerzo de desarrollo de la fachada amazónica y atlántica, hay que solucionar el problema”, fueron las palabras del presidente Hugo Chávez en el año 2000, al ser interrogado por el conflicto y una negada posibilidad de enfrentamientos entre las dos naciones.

Una guerra solamente beneficiaría a los intereses transnacionales que se intentan combatir. De ahí que la Exxon como brazo económico del imperialismo busque revolver el río, provocar que el conflicto llegue a mayores y saquear un territorio lleno de riquezas (no sólo es el petróleo, sino también diamante, bauxita y oro, entre otros).

3. En 1966, Venezuela fue el primer país en reconocer a Guyana como una nación independiente. Y específicamente desde la llegada de Hugo Chávez y su consecuente búsqueda de integración, las relaciones a las que Venezuela ha apuntado se fundamentan en la cooperación y el reconocimiento del derecho de la nación vecina a su desarrollo, sin que esto haya significado la entrega del territorio aún en reclamación.

“En cuanto a Guyana, es un tema muy sensible, como todos estos temas con los hermanos países. Nosotros no podemos manejarnos con la irresponsabilidad con que se manejan los lacayos del imperio, que andan es buscando como generar conflictos, pues, como generarle conflictos a Venezuela. Nosotros tenemos que, en el marco de la constitución, defendiendo el interés nacional, mantener la paz y siempre buscar y lograr los caminos de la paz en el arreglo de cualquier controversia”, dijo Chávez en 2011 en declaraciones a la cadena Telesur.

A pesar de los acuerdos, las múltiples visitas de la diplomacia venezolana y la ya comprobada nulidad del laudo arbitral de París, de 1899, la posición guyanesa ha apuntado en más de una ocasión a desconocer los hechos.

En el año 2001, por ejemplo, pidieron apoyo a Gran Bretaña, antiguos colonizadores de Guyana, y Estados Unidos para que ese arbitraje quedara asentado como válido y oficial. Incluso, llegaron a tener pretensiones de usar el territorio para una base de lanzamiento de cohetes, además de las reiteradas exploraciones, a través de concesiones a transnacionales, para encontrar minerales en la zona en reclamación.

Por otra parte, en 2012 Guyana solicitó unilateral e inconsultamente ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) la extensión de los límites exteriores de la plataforma continental.

4. Los derechos de Venezuela sobre ese territorio pasan sobre todo por una rectificación equitativa y de respeto a los pueblos, al arraigo cultural de las poblaciones que habitan en dicha zona.

“(Se busca) Proteger la paz de nuestro país, proteger y defender los derechos más justos, la lucha por el Esequibo histórico, proteger las negociaciones internacionales en el marco del derecho internacional, y proteger con especial esmero la unión de América Latina, la unión del Caribe”.

Estas palabras, pronunciadas por el presidente Nicolás Maduro en la Asamblea Nacional, el pasado 6 de julio de 2015, demuestran la intención del Estado venezolano de preservar, por encima del conflicto, las relaciones que en todo el continente se ha logrado construir en los últimos años. Y principalmente, la búsqueda por rescatar la historia viva y el devenir de un pueblo que ha crecido a la par del venezolano.

En esa tónica de respeto fue que en el año 2001 se fundó Ciudad Puerto Esquivel, frente al Esequibo, a orillas del río Venamo, en el estado Bolívar. Dicha construcción fue parte del Plan Estratégico llamado Polo de Integración y Desarrollo Económico y Social, una iniciativa en pro del arraigo venezolano por la zona reclamada. A dos años de la fundación, se inauguró una plaza Bolívar en el pueblo, y el llamado Monumento a los Símbolos Patrios.

5. Al pensar en la Guayana Esequiba, o la zona en reclamación, la primera imagen que viene a la mente es la de unas rayas rojas rasgando el mapa. En el mejor de los casos, se asoma la idea de un lugar inhóspito.

Pero habría que detenerse un momento para pensar qué hay, cómo luce, quiénes la habitan. A la batalla por los derechos, por la recuperación física del Esequibo, se suma una quizá más difícil: la lucha por recuperar la zona en el terreno de la subjetividad del pueblo venezolano.

Ya un paso se dio en esa cruzada por recuperar la zona en nuestras mentes: la octava estrella de nuestra bandera, recuperada por Chávez, y legada antes por Bolívar, representa al escudo Guayanés, e incluye ese territorio y lo hermana para siempre con la Orinoquia nuestra.

Entonces, esas rayas rojas tienen que dejar de existir, y comenzar a conocer las costumbres de la población esequibana: qué hacen, qué comen. ¿Pescan? ¿Se dedican a la cacería? ¿Cómo visten? En definitiva, si somos hermanos, es necesario reconocernos, sabernos iguales. Eso es también parte de lo que diría el presidente Nicolás Maduro este 24 de julio, desde el estado Vargas, en ocasión del 232 aniversario del nacimiento del Libertador Simón Bolívar: debemos encargarnos de que el sol de Venezuela salga siempre por el Esequibo.

Texto: Juan Ibarra. Contacto: @juansibarra.

Ilustración: César Mosquera. Contacto: @Cesar_Mos.

Comentarios

comments

One thought on “El Esequibo en 4 claves y una deuda

  1. Excelente artículo. Ayuda a aclarar situación sobre el Esequobo y lo hecho por el Gobierno Bolivariano es esclarecer y avanzar en el acercamiento a esa zona

Comments are closed.

Top