Tú estás aquí
Inicio > Textos > Declaratorias > Declaratoria: VI Congreso Venezolano de Diversidad Biológica Semillas para la vida y la soberanía alimentaria

Declaratoria: VI Congreso Venezolano de Diversidad Biológica Semillas para la vida y la soberanía alimentaria

VI Congreso Venezolano de Diversidad Biológica
Semillas para la vida y la soberanía alimentaria
Aldea Héroes de Canaima 4F
Carabobo, del 8 al 12 de octubre de 2015
DECLARATORIA
Nosotras y nosotros, reunidas y reunidos en el VI Congreso Venezolano de Diversidad
Biológica, en la Aldea Héroes de Canaima 4F, Estado Carabobo, del 08 al 12 de octubre de
2015, debatimos sobre las semillas como elemento nuclear para la defensa de la vida y la
soberanía alimentaria. Asumimos la continuación del debate de los anteriores congresos
para la construcción del Ecosocialismo y, específicamente, el mandato colectivo de la
asamblea del V Congreso de generar el encuentro de las luchas populares por la
reivindicación y hegemonía de la semilla campesina, indígena y afrodescendiente.
CONSIDERAMOS
Que la semilla es un bien común, reservorio de vida, memoria histórica y herencia cultural,
y es la base material y espiritual de las prácticas socioculturales y económicas
comunitarias. Su protección es garantía de la soberanía de nuestros pueblos, y el derecho
a su acceso requiere ser reivindicado como deuda histórica.
Que nuestra lucha por la vida es considerada por el sistema y los imperios como una
amenaza a los intereses mercantiles y a la intención de las corporaciones transnacionales
del agronegocio, que han venido saqueando y privatizando las semillas y nos despojan de
los saberes asociados a ellas en su intención de tomar el control total sobre los sistemas
de producción de alimentos.
Que la guerra económica es también una guerra contra la semilla, que se manifiesta en la
vulneración de nuestros sistemas de producción, distribución e intercambio de rubros
esenciales para sostener nuestros medios de vida y nuestra cultura, y que genera un
estado de crisis nacional inducida.
Que asumimos la convocatoria de nuestro Presidente Nicolás Maduro a enfrentar los
retos a escala global que plantea la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de Naciones
Unidas, para orientarnos, de manera crítica, creativa y revolucionaria, a combatir las
causas estructurales del cambio climático y la degradación de las tierras, poner fin a la
pobreza y el hambre en todas sus formas, alcanzar la soberanía y la seguridad alimentaria
y promover la agricultura sostenible, mantener la diversidad genética de las semillas, así
como garantizar las nuevas pautas de consumo y producción rompiendo con las impuestas
por el capitalismo.Que nuestro comandante supremo Hugo Chávez en el Plan de la Patria 2013-2019 nos
dejó trazada la ruta para la construcción de nuestro Ecosocialismo, en el que la
preservación de la semilla y la soberanía alimentaria son los fundamentos esenciales de la
transición del modelo rentista petrolero al modelo agroproductivo comunitario y
comunal.
DECLARAMOS
Nuestra inquebrantable voluntad para continuar el debate y la movilización permanente
para la consolidación de las luchas populares en defensa de las semillas, como única vía
para profundizar las garantías sociales conquistadas por la Revolución Bolivariana.
Que nos proponemos seguir construyendo un conjunto de políticas públicas que faciliten
la producción, protección, intercambio, distribución y cultivo de las semillas campesinas,
indígenas y afrodescendientes, que garantice ventajas concretas con respecto a las
semillas del agronegocio.
Que nos sentimos convocadas y convocados a repensar y reinventar nuestras prácticas de
producción, procesamiento, distribución, intercambio y consumo, que ofrezcan
respuestas concretas para combatir los ataques de la guerra económica que atravesamos,
e incluso permita fortalecernos como pueblo en el escenario de crisis que la guerra nos
impone.
Que es imperativo y urgente promulgar la Ley de Semillas redactada y consensuada por el
Poder Popular, en debates constituyentes con el apoyo de la Asamblea Nacional, para la
defensa de la soberanía alimentaria, cultural, política y socioeconómica, cumpliendo lo
acordado en el Consejo Presidencial de Gobierno Popular para las Comunas, de fecha 15
de agosto del presente año, donde se convino crear un reservorio de semillas autóctono
en concordancia con esta propuesta de Ley.
Que impulsamos la aprobación y ejecución del Plan Popular de Semillas desde nuestras
fortalezas y diversidades de experiencias concretas y reales, comunitarias y comunales,
que ofrecen una plataforma idónea para las instancias de gobierno nacional en la retoma
de las capacidades productivas nacionales.
Que asumimos la cultura del conuco, el trueke, la agricultura urbana, la acuicultura y otras
formas de producción a pequeña escala y bajo sistemas libres de agrotóxicos, como parte
de la solución estratégica a esta guerra asimétrica, cuyo objetivo más directo es la
economía familiar, y que ha llegado el momento de reinventar dicha cultura, adaptándola
a las nuevas condiciones materiales y subjetivas.Que los organismos genéticamente modificados y otras formas de manipulación de la vida
no son la solución al hambre y la pobreza generadas por el sistema basado en la
dominación de la naturaleza y la exclusión de los pueblos, más aun, son una amenaza para
la diversidad biológica y sociocultural, y atentan contra las soberanías de los pueblos y las
naciones, a través de mecanismos que mercantilizan la relación ancestral entre los seres
humanos y la tierra para la producción de nuestros alimentos.
Que defenderemos la soberanía de nuestros conocimientos tradicionales y ancestrales de
los pueblos indígenas, campesinos y afrodescendientes, frente a toda ambición (externa e
interna) por imponer mecanismos de privatización del conocimiento (tales como las
patentes, derechos de obtentor y derechos de propiedad intelectual, así como cualquier
otra lógica asociada a la certificación de saberes, prácticas y elementos materiales
productos del trabajo humano). Por lo tanto, continuamos construyendo un nuevo
sistema participativo para el resguardo de nuestras semillas, como patrimonio cultural
colectivo tangible e intangible.
Que damos todo nuestro apoyo al Día Nacional del la Semilla Campesina y al pueblo de
Monte Carmelo Estado Lara, como espacios fundamentales para la defensa y el resguardo
de la semilla campesina, indígena y afrodescendiente y de las culturas y los saberes
asociados a ellas; así como apoyamos al conjunto de esfuerzos políticos de los
movimientos de base que impulsan la agenda popular por la protección de la soberanía de
los pueblos y la nación.
Que asumimos nuestro papel protagónico en el actual proceso de conformación de un
bloque político regional, crucial en la geopolítica mundial, en el cual la defensa de
diversidad de la vida es un eje transversal de cohesión y de impulso a las luchas de los
pueblos oprimidos del mundo.
A la luz de estas propuestas, nosotras y nosotros, acompañamos firme y
corresponsablemente al Presidente Nicolás Maduro en la construcción de las políticas que
garanticen la soberanía nacional, la construcción de una nueva frontera de paz y la
defensa de las conquistas del pueblo, en la lucha por derrotar los planes y proyectos de la
contrarrevolución.
Finalmente, hacemos un reconocimiento al trabajo de los hombres y mujeres, niñas, niños
y jóvenes de la aldea Héroes de Canaima 4F, que hacen parte de las luchas invisibilizadas
que se desarrollan en lo local, y cuyo poder de transformación aporta elementos
esenciales para una estructura política comunal real, que trasciende las formas de relación
obsoletas y jerárquicas entre el Estado y el pueblo.

Comité Organizador

VI Congreso Venezolano de Diversidad Biológica

Comentarios

comments

Top