Tú estás aquí
Inicio > En la hechura > Consejo Campesino Argimiro Gabaldón denuncia burocracia sobre rubros cosechados

Consejo Campesino Argimiro Gabaldón denuncia burocracia sobre rubros cosechados

“Vinieron funcionarios de Pedro Camejo, así como funcionarios militares para amedrentarnos, para amenazarnos, que si no entregábamos la cosechadora nos iban a meter presos”, denuncia José Anzola, miembro del Consejo Campesino Argimiro Gabaldón, del estado Lara.

No es la primera vez que la Empresa Socialista Pedro Camejo entorpece la labor productiva de este grupo. El último período de recolección, un total de 580 hectáreas de maíz que lxs productorxs finalmente arrimaron a los silos de Agrovenezuela para el procesamiento y distribución de harina de maíz, pudieron perderse: la cosechadora llegó con un mes de retraso. El maíz ya tenía 160 días, y se cosecha a los 120 o 130.

Durante el año pasado, alrededor de 200 productorxs se acercaron a la sede central de la Pedro Camejo para solicitar la cosechadora de maíz. Según cuenta Anzola, esa y otras herramientas están ociosas –otras inoperativas- en las instalaciones de la empresa, que no se ha dado a la tarea de arreglar la maquinaria, conseguir los repuestos. “En Pedro Camejo existe un cementerio de más de tres hectáreas, donde tiran los tractores que no sirven”, sentencia.

El Consejo Campesino Argimiro Gabaldón conserva la cosechadora para garantizar mayor eficiencia en la producción y dar un aporte efectivo a las políticas de producción agrícola que impulsa el Gobierno Bolivariano. Este, en el marco de la Emergencia Económica, ha activado el motor productivo agroalimentario (orientado al impulso de la soberanía alimentaria repotenciando la producción del campo y el desarrollo de la industria agropecuaria).

Sin embargo, este grupo de trabajadorxs de la Empresa Pedro Camejo promueve la destitución de compañerxs que desde las instituciones apoyan a los colectivos de la zona, asegura el vocero, lo que evidencia un ataque sistemático a la organización popular.

Eran 11 las familias cuando comenzó la lucha del Consejo, en el que ya hacen vida más de 75. Todo lo que producen se arrima a la red pública de distribución, salvo una parte que es para el consumo de cada una de estas familias. “Vivimos de lo que producimos”, reitera.

“Aquí lo que hacemos es producir para el pueblo”, añade, y se abre la interrogante de cuáles son las intenciones de ese grupo de Pedro Camejo. Recordemos que estamos en un momento de Emergencia Económica, con grandes implicaciones en la seguridad alimentaria. Se deben unir esfuerzos en este sentido, no privilegiar intereses particulares. Y Anzola remata: “Llegó la hora de que el poder popular y los campesinos organizados tomen ya el poder”.

Comentarios

comments

Top