Tú estás aquí
Inicio > Emancipadxs > Comunerxs a la Asamblea Nacional

Comunerxs a la Asamblea Nacional

“Los Consejos Comunales, las Comunas, los movimientos sociales, nos hemos planteado llevar a la Asamblea Nacional una candidatura que nos permita identificarnos. No es que la voz del que vaya allá sea la suya individual. El que vaya, como corriente del Poder Popular y Comunal, debe ser la vocería de todos los comuneros y las comuneras, campesinos y campesinas. Y como parte de eso, el plan se tiene que construir desde abajo hacia arriba”, dice José Ángel Retaco en la sesión del Parlamento Comunal de la Comuna Hugo Chávez, en el sur agrario, urbano y popular de la ciudad de Valencia.

De fondo se ve una llanura seguida de unos cerros grandes y verdes: allí está la Comuna de la cual es vocero: la Comuna Agropecuaria Negro Primero, nacida de una toma de tierras y fundadora del proceso comunal en el estado Carabobo, y que ahora cuenta con 34 Comunas registradas.

Retaco está en campaña desde el 26 de mayo como todxs aquéllxs que el domingo 28 se presentarán en las elecciones primarias del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Su candidatura fue decidida por las doce Comunas integrantes del Circuito —que comienzan a proyectarse como futura Ciudad Socialista—.

“Tenemos que hacer muy bien las caracterizaciones de quienes pretendemos llevar a esa instancia: quien esté claro políticamente usa el mismo poder de esa institución para destruir ese viejo Estado, pero el que no, esa misma fuerza de la institución, ese mismo aparato se lo traga, y después lo convierte en alguien que ve por encima del hombro a los demás, a los más débiles, y sigue fortaleciendo esa estructura para que el proceso revolucionario no avance”, explica ante el Parlamento.

José Retaco. Foto: Oscar Arria / MPPC.
José Retaco. Foto: Oscar Arria / MPPC.

Son 23 lxs candidatxs en el Circuito. La victoria del domingo no es segura, aunque advierte que no hay derrota posible: “No andamos con el carro lleno de certificados porque no andamos entregando ni viviendas, ni teléfonos, ni vialidad, porque nuestro proyecto no tiene la capacidad para eso, y si la tuviéramos no lo pondríamos como primera prioridad, lo primero es seguir organizando, formando para seguir movilizando al pueblo para que se empodere. Iniciamos conociendo 3 000 personas en el Circuito y ya nos conocemos 11 000, y eso es un tremendo avance, ya nos vimos, somos del mismo rostro, necesidades, ideas de construir la Revolución y el socialismo, el error sería que nos perdamos y no nos volvamos a ver”.

La Comuna y el PSUV

Retaco ha venido participando del Partido desde su creación, al igual que en la construcción comunal, ambos procesos iniciados con poco tiempo de diferencia, hacia el año 2006.

“No vemos las instancias del Partido y las Comunas de manera separada, sino como los dos brazos de un mismo cuerpo: los integrantes de un Parlamento Comunal, los voceros de una instancia del autogobierno, también son voceros de la instancia política. Por ejemplo, yo soy vocero al Parlamento Comunal y soy delegado del Partido; el compañero Eriberto es vocero de la instancia de Planificación Comunal y es vocero del Círculo de Lucha del Partido, quiere decir que el militante del Partido también tiene vocería en la instancia del autogobierno”.

Se trata, con la existencia a veces de tensiones en el territorio, de un complemento posible, necesario: “Creemos que la Comuna es la instancia de autogobierno que garantiza a través de sus planes de desarrollo la felicidad del pueblo, que tiene como eje central en su lucha la creación del nuevo modelo económico productivo, y la instancia del Partido es la instancia política que acompaña, organiza y forma al pueblo que está dentro de estas instancias del autogobierno”.

Por eso, en las experiencias de las cuales forma parte —la Comuna y la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ)— se han propuesto fortalecer el PSUV: desde las Unidades de Batalla Bolívar Chávez (UBCH), pasando por los Círculos de Lucha, hasta las Direcciones parroquiales, municipales y estadales. Y hacerlo desde la construcción del autogobierno, siempre de abajo hacia arriba.

Foto: Oscar Arria / MPPC.
Foto: Oscar Arria / MPPC.

“Tenemos un gran reto, que es fortalecer el Partido en lo ideológico, en lo participativo, y que el Partido entienda que también tiene una instancia de toma de decisiones que es la militancia en un territorio definido. En una UBCH, por ejemplo, la máxima instancia deben ser los militantes, en una Asamblea popular de militancia es donde se deben decidir las cosas”.

Corrientes y Estado

Retaco y la Comuna disputan: proponen una determinada dirección del proceso —la conformación del Estado comunal— y una forma de construcción —el autogobierno, la participación protagónica real, articulada con la puesta en pie de un nuevo modelo productivo—. La denominan la corriente del Poder Popular, y saben —muchas veces por falta de transferencias e invisibilización— que no es la única y que existen disputas.

“Así como en el país hay dos proyectos, el del capitalismo, que hay que enterrarlo en lo más profundo, y el del socialismo, que decidimos construir. A lo interno del proyecto revolucionario hay dos corrientes o dos sistemas: un sistema del viejo Estado, y un nuevo sistema del Estado comunal”, explica en su intervención en el Parlamento, acompañando la intervención recién hecha por un compañero de la Comuna:

“Queremos candidatos genuinos de este territorio, que podamos contar con ellos, y que apoyen la conformación de las Comunas, porque no todos los camaradas son comuneros, no todos apoyan las Comunas. Hay camaradas en contra porque como las Comunas le van a mover el piso, van a formar parte del poder, ellos se resisten a abandonar el poder, pero para allá vamos, a la conformación del nuevo Estado comunal”.

Por eso se proponen estar en la Asamblea Nacional: para tener una voz en una de las instancias de poder nacional, y desde allí fortalecer el entramado comunal, “usar la propia fuerza del Estado para destruirlo”. Un doble movimiento que, analiza Retaco, debe acelerarse: “No se puede desmontar una vieja estructura sin tener construido lo que la vaya a sustituir”, es decir las Comunas y las nacientes Ciudades Socialistas.

¿Por dónde comenzar a desmontar? Por aquello que de a poco va perdiendo razón de ser a medida del crecimiento comunal: “Podría desaparecer una instancia legislativa como la Cámara Municipal: ya creamos la estructura que podría sustituir esta instancia, como son los Parlamentos Comunales. No tendría sentido una Cámara Municipal legislando con ordenanzas sobre esos territorios cuando ya tenemos una instancia legislando a través de las cartas comunales, que están por encima de una ordenanza municipal”. Así sucedería también, proyecta, con la instancia legislativa estadal, aunque no con la nacional:

“Lo que no tendería a desaparecer nunca sería la Asamblea Nacional, porque obviamente si nosotros trabajamos para desaparecerla estaríamos trabajando también para desaparecer al presidente de la República, y aquí el proyecto nos indica que debe gobernar el presidente directamente con el pueblo, sin alcabalas, no llegaría un recurso a una gobernación para que después llegue a un municipio y finalmente a una Comuna”. Entonces, deben dar la pelea desde fuera y desde dentro, un movimiento necesario y dialéctico.

Casa por casa y proyectos

Retaco recorre las casas en el territorio de la Comuna 4F. Llueve de a ratos, los vecinos se asoman tras las rejas, abren las puertas, dejan pasar, reciben volantes, conversan. Las líneas son claras: desde el acompañamiento a la comunidad —“Tú eres un ciudadano comunero, te vas sólo a una institución, pides hablar con el director, no te atiende, pero ven llegar a un diputado, un alcalde, entonces a ése lo atienden de inmediato”— hasta la modificación y creación de nuevas leyes.

Una de las reformas refiere a la Ley Orgánica de las Comunas: “Estamos proponiendo que nazca la quinta instancia dentro de esa Ley, la del Poder Judicial Comunal, que nos permitiría tener en los autogobiernos el Poder Legislativo, el de Planificación, el Financiero, el Contralor y el Poder de Justicia Comunal dentro del territorio, que consista en la creación del nuevo modelo de justicia de paz comunal”.

También existen propuestas para hacer frente a la guerra económica: “Si el Estado se va a convertir en Estado de importación, que convierta a las Comunas en autogobierno distribuidores; y si no tiene la capacidad, nosotros podríamos proponer un Banco Comunal por estado que permita recibir las divisas y desde ahí importar nuestra materia prima, y que las Comunas distribuyan de una forma colectiva y comunal bajo un sistema que controle”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y más, como darle carácter de ley a la figura de los Consejos Presidenciales, y crear Fondos Productivos para las Comunas. De a poco han ido sistematizando propuestas de leyes, de legislaciones con miras a contrarrestar los ataques de la derecha y en ese mismo movimiento fortalecer el Poder Popular, Comunal, con el objetivo siempre presente del nuevo Estado, al cual “recién le estamos haciendo los pies”, analiza Retaco.

Él no es el único comunero que participará en las elecciones primarias del PSUV. Sabe de siete compañeros que en otros estados también se presentarán a la contienda del 28. Y son más, en diferentes puntos del país, Comunas que asumieron la necesidad de presentar candidatxs al interior del Partido para llevar su voz y fortalecer los procesos de autogobierno utilizando la fuerza estatal contra el mismo Estado. Para, como explicó Retoca, utilizar los dos brazos, construir la integralidad de la fuerza con el fin de crear lo nuevo, impostergablemente urgente.

Texto: Marco Teruggi. Contacto: @Marco_Teruggi.

Fotos: Oscar Arria / Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

Comentarios

comments

Top