Tú estás aquí
Inicio > La otra orilla > Colombia: ¿Quién dijo que esta oligarquía quiere la paz?

Colombia: ¿Quién dijo que esta oligarquía quiere la paz?

Los últimos acontecimientos ocurridos en el país nos indican con claridad meridiana cuál es la verdadera voluntad de paz del régimen: asesinatos en Antioquia, Sur de Bolívar, Arauca, Bogotá y Cauca; detención de líderes sociales en Cauca, y la expansión territorial de las bandas paramilitares a lo largo y ancho del país.

Con este panorama de guerra sucia y represión estatal, pretende el Gobierno Santos vendernos la idea de su compromiso con la paz.

No es posible que sigamos creyendo que esta oligarquía quiere la paz; si fuera así, no tendríamos a los noticieros de los grandes medios, RCN y Caracol, editorializando diariamente en favor de la guerra. No es comprensible que mientras la mayoría de los colombianos le estamos apostando decididamente a la reconciliación, los dueños del poder, o sea los gremios de la economía, pauten y sostengan medios que auspician a cada paso el odio y el enfrentamiento.

Como si no fueran suficientes 60 años de confrontación; los guerreristas de pluma y micrófono evocan al dios Tánatos en cada una de sus emisiones; les importa sólo el morbo de la noticia, la violencia; se imaginan que en un país en paz estarían sin trabajo, pues su mediocridad como periodistas no les alcanza para tratar temas de mayor profundidad y contenido. Pero sobre todo que tendrían que escribir e informar sobre los verdaderos problemas de la nación: el desempleo, la pobreza, la corrupción y la marginalidad social y política en que esta burguesía ha sumido nuestro país.

La muerte de los compañeros Klaus Zapata en Soacha, la de los compañeros Alexander Oime Alarcón y Maricela Tombe en Cauca y la de William Castillo en El Bagre (Antioquia); sumadas a la detención de los compañeros Orlando Ángel Quintero y Rigoberto Guarín, líderes campesinos de Caloto (Cauca), son muestra fehaciente de la forma como esta oligarquía terrorista ha tratado y seguirá tratando a sus contradictores políticos.

El único interés del régimen es una paz barata; el silencio de los fusiles que le han hecho resistencia por más de cincuenta años a su criminal proyecto de país.

Anhelamos la paz, estamos aportando a la construcción de esa paz, pero no debemos ser ingenuos en pensar que esta clase parásita del régimen colombiano renunciará de buenas a primeras a sus privilegios. Mientras construimos escenarios de paz, debemos organizar al pueblo para la resistencia: sólo con respuestas masivas y contundentes este gobierno entenderá que el pueblo ya no está dispuesto a padecer más su dominación.

Cárcel La Picota, marzo 12 de 2016.

Texto: Húbert Ballesteros. Dirigente campesino de Fensuagro y de la Marcha Patriótica. Miembro del Comité Ejecutivo de la CUT. Prisionero político en la cárcel La Picota de Bogotá.

Publicado originalmente en: http://www.marchapatriotica.org

Contacto: @marchapatriota

Comentarios

comments

Top