Tú estás aquí
Inicio > Textos > ¿Quiénes somos? > Algunos rostros comuneros: retrato hablado de la mujer y el hombre por venir

Algunos rostros comuneros: retrato hablado de la mujer y el hombre por venir

Foto: Milángela Galea.
Foto: Milángela Galea.

Editar, tener que familiarizarse. Primero con los conceptos, las leyes, los discursos en torno al tema. Luego, ir conociendo, reconociéndose en lxs otrxs. Escribir, comenzar a enamorarse, a saberse parte de algo nuevo, algo bonito y, sobre todo, algo real. Un poco de todo esto ha tenido la experiencia de ir contando las historias de las comunas, esa forma nueva que vamos construyendo, con sus aciertos y desaciertos, en la Venezuela Bolivariana.

De ahí se desprenden grandes enseñanzas, la admiración por lxs luchadorxs de siempre que ahora pueden irle dando forma a esos sueños que tanto tiempo tuvieron, y los pueden hacer reales también. Esta compilación de retratos hablados es sólo una pequeña muestra de los rostros, de las voces de algunxs comunerxs encontradxs en los caminos recorridos, y retrata una parte de esa transformación en curso.

1. A sus 22 años, Lesbia Rodríguez ha asumido un rol negado históricamente a la mujer. “Hay igualdad de condiciones. Si tú quieres hacer grande a un país tenemos que trabajar todxs, del más grande hasta el más pequeño”, dice partiendo desde la necesidad de construir la Venezuela nueva. Por eso carga unos 900 bloques diarios, aunque su labor en la bloquera Los Brincos –comuna Ceiba Orinoquia, estado Bolívar- sea en el área administrativa. “Somos multifuncionales. No es nada más que el operador de la máquina va a hacer bloques nada más. No, él puede estar en el mezclador, puede cargar, levantar, arrumar, todo eso”. Lo mismo aplica para ella.

Foto: Víctor Ortega.
Foto: Víctor Ortega.

2. El Gocho, Ángel Moreno, pertenece a la Red de Escuelas Agroecológicas Ezequiel Zamora, en el estado Carabobo. Tiene la noción de que lo más importante está en el plano de la convivencia, de la comunidad. “Está bien, nosotros queremos producir alimentos –dice-, pero también queremos compartir con esa familia que está en esa casa. Y entender y ver cuál es su problema, y aprender también de la gente. La cuestión es con la gente, entendiendo a la gente, es cambiar realmente el modelo capitalista. Hay algo que está naciendo y no ha terminado de nacer. Entonces nosotros, lo que está naciendo tenemos que alimentarlo de esos nuevos valores comuneros. Estamos en una búsqueda”.

Foto: Milángela Galea.
Foto: Milángela Galea.

3. También es de la red Martha León, que ve muy claro el tema de la autosustentabilidad y la producción desde el mismo hogar. “Desde la familia, si cada madre y padre junto con sus hijxs se pone a sembrar el cebollín con el que aliñan sus caraotas, mira, avanzaríamos mucho y por ahí es que pudiéramos algún día ser soberanos en lo alimentario”. A esto se comienza experimentando, aprendiendo en el hacer. En esas andamos muchxs ahora mismo.

Foto: Milángela Galea.
Foto: Milángela Galea.

4. Virgilio Cañas, apicultor de la comuna Ceiba Orinoquia, estado Bolívar, insiste en la necesidad de reflejar el proceso comunal en experiencias de la propia naturaleza. “La comuna debería ser como una colmena. Dentro de la colmena no hay un individuo que sea flojo”. Y el zumbido de las miles que están ahora produciendo saluda su sentencia: “En las comunas lo que estamos haciendo es tratando de recuperar el trabajo en equipo, el trabajo comunal”.

Foto: Víctor Ortega.
Foto: Víctor Ortega.

5. “Le quitamos esa carga a la fundación Barrio Adentro y a la Gobernación”, dice Jorge Serrano sobre los trabajos de mantenimiento de un Centro de Diagnóstico Integral (CDI) que llevó a cabo su comuna, la Alberto Lovera (estado Anzoátegui), a partir de excedentes de la ruta comunal que tiene. Se trata sobre todo de una respuesta para resolver con eficiencia: “La carga burocrática no permite que, por ejemplo, si a ellos se les rompe una llave de poceta, mientras van a la gobernación y eso, pasan cinco años. Nosotros lo hacemos de inmediato”. Y ese dinero fue utilizado en reparaciones del cielo raso, los aires acondicionados –instalaron unos nuevos-, las camillas de enfermos, heridos y cadáveres. Y continúa enumerando, porque la lista es larga: “Le pusimos puerta de protección, reparamos todas las sillas y bancos, también pintura”.

De los excedentes de la ruta también han aportado al levantamiento de un Simoncito, además de la otra apuesta sustentable: una panadería en la que habían invertido hasta mayo de 2014 alrededor de 86 000 bolívares.

Foto: Milángela Galea.
Foto: Milángela Galea.

Bono: Las dos siguientes no tienen fotos en este portarretratos, pero sí que tienen algo que decir.

A propósito de la falta de productos “básicos” para la alimentación, Levana García, de la comuna Chupulún, en el estado Mérida, tiene una anécdota que contar: “Un chamo llegó de Francia y le dimos arepas de maíz y luego probó las de harina procesada. Y preguntó: ‘¿La gente hace colas por esto?’”. Es consciente entonces de que el proceso comunal pasa por la problematización de los patrones de consumo, y encausar en consecuencia la producción de alimentos, para no sólo generar cantidad sino la calidad de lo que se come en el país.

Nairubi Berríos, de Petare, algo tiene muy claro sobre la solidaridad necesaria en un mundo otro, nuevo, mejor: “Si hay para unx, hay para todxs”. Fue de lo poco que quiso decir aquel día, en la entonces naciente sede de la comuna Rogelio Castillo Gamarra, la primera que tuve oportunidad de visitar.

Texto: Juan Sebastian Ibarra.

Fotos: Milángela Galea; Víctor Ortega.

Comentarios

comments

One thought on “Algunos rostros comuneros: retrato hablado de la mujer y el hombre por venir

  1. Excelente, esta idea de comunicar lo que estamos haciendo comunicado por nosotros mismos las y los felicito en verdad que es necesario que utilicemos esta vía para que los iguales informemos todo lo que nuestra gente con sus costumbres y conocimientos adelante el LEGADO DE CHAVEZ SE REIVINDICA CON TRABAJO REVOLUCIONARIO.

Comments are closed.

Top