Tú estás aquí
Inicio > Textos > Crónicas > Recuperar el espíritu del 13 de abril

Recuperar el espíritu del 13 de abril

Arriba de un camión con cornetas y un micrófono estaba Iraida Morocoima, “la india malhablada”, como le dijo al presidente Nicolás Maduro por la noche en Miraflores. Ella registraba los derechos de palabra en la primera Asamblea del Comando de Campaña Popular Hugo Chávez (CapHuCha), el 9 de diciembre, después de las elecciones parlamentarias. La calle se iba desbordando.

Cada vocería del movimiento popular pedía ser anotada para dar sus análisis y propuestas sobre el rumbo a seguir. Habló Rummie, luchadora transgénero del movimiento sexo género diverso, para pedir reestructuración de un Gran Polo Patriótico que no tiene dirección de la expresión popular sino de las instancias del PSUV. Habló Mariela, referente del Campamento de Pionerxs, para aclarar que el pueblo no fue el que traicionó a la Revolución, sino el funcionario burócrata, el consejo comunal corrupto. Habló una anciana vocera del colectivo de trabajadoras residenciales para decir que de los errores se reimpulsa la radicalización del proceso socialista.

Fueron, solo en ese punto de la concentración (las afueras del liceo Fermín Toro), más de treinta largos derechos de palabras que avanzaban con intermedios de consignas que pedían Golpe de Timón.

¿Qué llevó a esta manifestación pública de respaldo total del pueblo al presidente Maduro en medio de una significativa derrota electoral? La respuesta está, como dijo Chávez, en la necesidad de un Poder Popular “capaz de desarticular las tramas de la opresión, explotación, dominación, y para esto se debe pulverizar completamente la forma de Estado burguesa heredada”. Esta responsabilidad, junto con la crítica a la dirigencia, diferida por mucho tiempo, fue asumida el miércoles con el parlamentarismo de calle, y ahora mismo colectivos organizados en todo el país se declaran en Asamblea Permanente para iniciar una nueva forma de gestión política.

CapHuCha es un espacio de articulación de movimientos sociales de amplia diversidad, y que plantea: Apoyo irrestricto al presidente Nicolás Maduro; defensa absoluta de las leyes del Poder Popular; exhortación a la toma de decisiones en materia económica con carácter de urgencia; reducción de importaciones; estímulo de la producción nacional; análisis crítico del proceso electoral y la prepotencia asociada que no permitió el avance de las campañas del pueblo; retoma del Plan de la Patria como eje fundamental de acción.  Comuna o nada.

Maduro no está solo

“Hoy siento que renace el espíritu del 13 de abril. Aquí está el mismo sentimiento de cuando salimos a defender al presidente Chávez. ¡Vamos ya hasta Miraflores!”, d ijo Jesús Salazar, ministro de Despacho de la Presidencia, cuando llegó a la Asamblea Popular. Así empezó la movilización. En la sede del despacho presidencial continuaron las intervenciones hasta que llegó el presidente Nicolás Maduro. Se montó en el camión de Radio Verdura: “Ahora es que empieza una nueva etapa. Las revoluciones a veces necesitan el látigo de la contrarrevolución”. El hombre dio líneas, recordó que somos el parto de las manifestaciones más legítimas de la base, que tras una derrota no cabe la tristeza ni la traición, sino las acciones inmediatas para reconstruir espiritual, ideológica y políticamente el proyecto.

DSC07690

Pidió que la Asamblea Popular coordinara 200 vocerías para recibirlas ese mismo día a las ocho de la noche y armar agenda de trabajo.

“¿Qué elementos vemos en estos resultados? Que los estados campesinos, esos donde prevalecen las relaciones humanas y comerciales basadas en la solidaridad, fue donde ganamos. Eso habla de cómo la derecha armó su jugada en los estados fronterizos y en las zonas urbanas de mayor flujo comercial para fortalecer el contrabando y el acaparamiento. La gente no votó por la MUD, sino contra un vacío en la Revolución sobre el debate económico”, dijo Oliver, el vocero del movimiento Avanzada Popular, ya dentro de Miraflores.

Desde la primera intervención se habló con sinceridad propositiva sobre las tareas pendientes, la necesidad de la mano de hierro contra la corrupción institucional, el burocratismo y los intereses en contra de algunos cuadros altos, las necesarias auditorías de lxs obrerxs a empresas estadales, el apoyo a las fábricas recuperadas por lxs trabajadorxs, la transferencia de competencias y recursos a las Comunas. Una misma intención acompañó todas las participaciones: el presidente Maduro no está solo. Este es un momento cerrado, “pero aquí estamos para apoyar sus decisiones, para que jamás vuelva  a este país la lógica neoliberal”.

La Revolución se salva si se radicaliza

Viene la planificación táctica en lo inmediato y para los próximos meses. La agenda popular se centra en la defensa de los logros legislativos, en la exigencia de aprobación imperiosa de las leyes engavetadas, y en las acciones de rectificación contra la corruptela. En esta etapa de renacimiento que declaró Maduro, los movimientos sociales priorizan la defensa de la Ley de Tierras Urbanas, de cara a una Ley de Autogestión y Construcción; defensa de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, encaminada a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo; defensa la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario; aprobación de la Ley de Semillas; aprobación del Matrimonio Civil Igualitario; aprobación de la Ley para el Parto Humanizado; defensa del Reglamento de Radiodifusión y Televisora Libre, Comunitaria y Alternativa, rumbo a la Ley de Comunicación; reglamentación urgente y no derogable de todas las leyes del Poder Popular; derogación del artículo 471-A del Código Penal, que criminaliza la lucha por la tierra; garantizar una Ley anti sicariato.

El presidente Maduro escuchó con atención, tomó notas, se declaró en diálogo permanente con el pueblo y delegó tres tareas centrales: avanzar en propuestas estéticas y discursivas para una nueva política comunicacional, como elemento vital; diseño de política de acción en lo económico a corto plazo; y propuestas sobre el gabinete económico. “Los motores están siendo redefinidos y uno de nuestros retos es aprender a producir de todo. Para eso necesitamos un pensamiento económico propio”.

Las cartas están echadas, las asambleas populares continuarán y las propuestas del movimiento social ya están en desarrollo. El otro gran reto en el ciclo que se abre: que las experiencias de movilización, económicas y de empoderamiento del poder popular no se queden como un eslogan folklórico, sino que “cada sector en sus luchas asuma de verdad el poder, así será el verdadero gobierno popular y no una repartición del Estado entre partidos”, dijo el Presidente.

Lo propuesto como corazón y conciencia desde este momento es recuperar el espíritu del 13 de abril, la manifestación activa y permanente del pueblo constituyente, con un impacto en la calles acumulador y expansivo.

Texto: Katherine Castrillo. @ktikok

Fotos: Luigino Bracci. @lubrio

Comentarios

comments

2 thoughts on “Recuperar el espíritu del 13 de abril

  1. Para extirpar ese tumor que cada día se arraiza de las bases Revolucionarias debemos tomar las trincheras ideológicas y combatir para obtener nuestra patria la patria grande de nuestro bravo pueblo radicalizado. Unidad, Lucha, Batalla y Victoria “LUNANUEVA” Luchas No Armada de Nuestra Victoria Antiimperialistas. AmujicÁ.

  2. abandonar de forma contundente y definitiva el apoltronamiento y la comodidad asociado además a la demagogia, la revolución bolivariana urge de movimientos desde su centro hacia afuera y viceversa. Por ello importa vernos como complementos para el accionar político con miras hacia el autogobierno.

Comments are closed.

Top